Opinión

Libia, y gran parte del mundo, están siendo asesinados por el imperialismo en Trípoli


La incursión de bandas de mercenarios que se unirían a los llamados “rebeldes” a las órdenes del Consejo Nacional de Transición
La incursión de bandas de mercenarios que se unirían a los llamados “rebeldes” a las órdenes del Consejo Nacional de Transición

Maracaibo, 27 ago. 2011, Tribuna Popular TP/Análisis Eduardo Mármol.- El Imperialismo, ha utilizado desde siempre la misma estrategia para invadir e intervenir la vida de los Pueblos, cuyo territorio ocupado pueda convertir en una nueva fortaleza que responda a sus intereses trasnacionales. 

Para la guerra de invasión que preparaba en contra del Pueblo libio, la maquinaria mediática imperialista, con el apoyo de la Interpol, construyó la matriz de opinión de que el líder histórico de la revolución verde socialista, Muamar El Gadafi estaba reprimiendo y asesinando a la población libia, y que por tanto estaba incurriendo en delitos de Lesa humanidad.  Esta nueva mentira, es respaldada por gobiernos de Europa,  cómplices de la órbita imperialista, como Francia, Gran Bretaña, Italia, España, entre otros.

La realidad es que el pueblo, libio bajo la conducción de las directrices de Gadafi, ha alcanzado el nivel de vida más alto de toda África.  Esta es una revolución no alineada con los intereses imperialistas, y  por tanto los beneficios de la venta del petróleo libio llegan a todas las tribus que conforman la nación.

A comienzos del año 2011, las tropas de la OTAN,  dedicadas siempre a la defensa de las perversas causas imperialistas, prepararon, y más tarde ejecutaron un intenso bombardeo en casi todo el territorio libio, con la expresa intención de facilitar la incursión de bandas de mercenarios que se unirían a los llamados “rebeldes” a las órdenes del Consejo Nacional de Transición, para derrocar al Estado y al gobierno dirigidos por Gadafi.

De esta manera construyen un llamado gobierno de transición en Benghazi, con la intención de despedazar la unidad nacional libia, en caso de no lograr someter a Gadafi.  En los últimos días, han lanzado una ofensiva contra Trípoli,  principal fortaleza de la resistencia libia. La maquinaria mediática imperialista anuncia al mundo que los llamados “rebeldes” controlan la capital, sin que hayan podido capturar a Gadafi, por cuya cabeza ofrecen una recompensa de un millón seiscientos mil dólares, a quien lo entregue vivo o muerto.  Este anuncio esconde otra gran mentira imperialista. Los llamados “rebeldes”,  no controlan la capital, donde se está dando en estos momentos una dura batalla por defender la integridad del Pueblo libio que esta siendo amenazado, una vez más  por el imperialismo que pretende controlar el petróleo de Libia para lanzarlo al mundo a precios muy bajos, para paliar su crisis y empobrecer aun más a los obreros, trabajadores y los pueblos.

Este ataque imperialista en contra de Libia, es un atentado en contra de los pueblos del mundo que sufrirían las consecuencias de un desajuste de sus economías producto de la irrupción de grandes volúmenes de petróleo barato, que sólo favorecerían a las trasnacionales, en el reparto  y el monopolio de los mercados del orbe.

La imparcialidad de China, llena de inquietud al mundo, ¿Hasta qué punto el gigante asiático privilegia los intereses económicos, frente a los principios de su Estado socialista?

La posición del Gobierno ruso frente al ataque en contra de Libia, es comprensible, dada su configuración imperialista, y que por la lógica de la dinámica capitalista, ponga en primer lugar sus intereses, a la hora de manifestar un posible desacuerdo con ese genocidio ejecutado por la aviación de la OTAN y por los mercenarios tarifados por el Consejo Nacional de Transición.

Ante esta nueva agresión imperialista para apropiarse de la riqueza petrolera Libia, a costa de causar un genocidio contra el Pueblo, los obreros, trabajadores, y las grandes masas explotadas del mundo, pronto habrán de levantarse en intensas jornadas de movilización para rechazar esta nueva acechanza que puede abrirle las puertas al capital trasnacional para incrementar aun más el control económico de las naciones más deprimidas del planeta, y para aumentar el hambre y la penurias de toda la humanidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s