Internacional, Politica

Conceptos y Fundamentos de la Acción Encubierta de la CIA en Chile 1963-1973


Por Pablo Moreno Aliste (*)

pinochet-y-kissingerTribuna Popular TP – ANÁLISIS.- Intentaremos en este artículo establecer algunos elementos, teóricos de la intervención de la CIA y el Departamento de Estado Norteamericano, en el golpe de Estado en Chile, en contra de la Unidad Popular y el Presidente Allende. Esto incluye definiciones conceptuales, técnicas y acciones concretas, de inteligencia y contrainteligencia. Especialmente en lo referente al modo y forma de aplicación de las “acciones encubiertas” como instrumento permanente de la política exterior de los Estado Unidos, aplicadas no solo en Chile. Sobre todo en el plano operacional que incluye acciones políticas clandestinas sobre personas e instituciones, financiamiento de grupos paramilitares, de los medios de comunicación, prensa, radio, propaganda, afiches, volantes, cuartillas, etc.

Todos esto, tanto en plano nacional como internacional, junto con la compra de periodistas nacionales o el ingreso de periodistas extranjeros (agentes CIA) para redacción de artículos contrarios al gobierno de Allende, desde el interior así como el exterior del país, durante los años 1970 y 1973.

Durante estos últimos años, con la desclasificación de documentos secretos de la CIA y el Departamento de Estado, se ha desatado un conocimiento cabal sobre los responsables de los crímenes de lesa patria. Ello a partir del Informe Church del Senado Norteamericano, en 1975 y, continuadamente, con los Informes Hinchey y Gustafson; además de los trabajos de periodistas e investigadores como John Dinges y Peter Kornbluh, entre otros. Además de profesores de la Universidad George Washington, como Gregory F. Treverton, que hacen de sus cátedras constataciones académicas de las acciones clandestinas de la CIA y sus colaboradores, conspiradores y cómplices de nacionalidad chilena.

Algunas definiciones Conceptuales

Para la Agencia Central de Inteligencia y el Departamento de Estado y Defensa las “acciones encubiertas” se remontan  desde la década del 1950 en Chile y posteriormente de manera intensa en el período comprendido entre 1963 a 1969, influyendo derechamente en la política interior del país, en sus partidos, en las elecciones y en la prensa nacional. Esto se hizo más crítico con  intervención directa, en todos los planos,  en el período 1970 a 1973 con el desenlace del cruel Golpe de Estado.

¿Pero qué significan las “acciones encubiertas” para la CIA? ¿Qué nos dice el Informe Church respecto de este concepto?

…”No es fácil trazar una figura clara acerca del significado de “acción encubierta”. La gama de actividades clandestinas llevadas a cabo por la CIA incluye acción encubierta, recolección de inteligencia, enlace con la policía local y los servicio de inteligencia  y contrainteligencia. La distinción entre los tipos de actividades se reflejan en las disposiciones de organización, tanto en la sede como  sobre el terreno.

Sin embargo, no siempre es fácil distinguir los efectos de las diferentes actividades. Si la CIA proporciona apoyo financiero a un partido político, esto se llama” acción encubierta”, si la Agencia desarrolla un “activo” de pago en el partido con el fin de recabar información, el proyecto es “la recolección de inteligencia clandestina.”

Entonces las “acciones encubiertas” tanto de apoyo financiero a partidos políticos, a grupos para militares o golpistas, a privados, a huelguistas, a la prensa y radio se inscriben en ese primer concepto.

Sin ambages la CIA reconoce todo lo realizado en Chile desde antes de la elección de Allende en 1970, durante su gobierno y, en forma más aguda, en el proceso del Golpe de Estado, y posteriormente al mismo, donde la CIA cumple “compromisos” de financiación con partidos políticos y con la prensa golpista hasta 1974.

En abril de 1957 Ibáñez intentó dar un auto golpe con graves consecuencias de represión y muerte. Por esa época se desarrollaba una “investigación” sobre la conducta política de los estudiantes universitarios, especialmente centrada en la organización de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH) a fin de “conocer” las inclinaciones  respecto del gobierno de Ibáñez  y las proyecciones políticas futuras. Todavía no eran acciones “encubiertas” puesto que eran actividades de “investigación sociológica” según se señalaba. Naturalmente era conducida por la CIA. (1)

Informe Church aclara:

“El objetivo de la acción encubierta es de impacto político. Al mismo tiempo, las relaciones secretas desarrolladas para recolección de inteligencia clandestina, pueden tener efectos políticos, a pesar de que no se intenta por parte de los funcionarios norteamericanos de manipular las relaciones para obtener beneficios políticos a corto  plazo. Por ejemplo, en Chile entre 1970 y 1973, la CIA y los contactos para documentos militares estadounidenses con los militares chilenos, con el fin de reunir información, permitió a los Estado Unidos para sostener la comunicación con el grupo más propenso a  tomar el poder  del presidente Salvador Allende.”

Sin embargo el financiamiento para “recolección de inteligencia” incluye también a partidos políticos y sus personeros, agentes del gobierno anterior, a oficiales militares y su organismo de inteligencia, a oficiales superiores de la policía y contactos con personas, como agentes colaboradores de la CIA. La CIA monitoreó todas las acciones de los militares golpistas hasta el último minuto ante del Golpe y sabía perfectamente de su evolución, desarrollo y culminación a partir del Track II, decidido por Nixon y Kissinger, el director de la CIA y con el apoyo directo del embajador norteamericano Korry en Chile.

El Informe Church señala:

“¿Qué oculta el dinero CIA comprar en Chile? Financió actividades cubriendo un amplio espectro, desde la simple manipulación de la propaganda de la prensa, de apoyo a gran escala de partidos políticos chileno, desde encuestas  de opinión pública  hasta tentativas directas para fomentar un golpe militar. El alcance de la actividades “normales” de la estación de la CIA en Santiago incluía la estación-dictada, material de los medios de comunicación  chilenos a través de los activos de propaganda, apoyo directo de las publicaciones, y los esfuerzos  para oponerse  a la influencia comunista y de izquierda en las organizaciones estudiantiles, campesinas  y laborales.”

Además de estas actividades “rutinarias”,… “la estación de la CIA en Santiago fue varias veces llamada  a emprender grandes proyectos específicos. Cuando los funcionarios de alto nivel en Washington percibían peligros concretos, u oportunidades, en Chile, se desarrollaban proyectos especiales  de la CIA, a menudo como parte de un paquete más amplio de acciones de Estados Unidos. Por ejemplo, la CIA gastó más de tres millones de dólares (US$ 3.000.000) en un programa electoral en 1964.” Informe Church

Es oportuno mencionar las propuestas de participación de empresas norteamericanas en Chile para influir directamente en las elecciones presidenciales de 1964 tal como lo señala el Informe Church: “Un grupo de hombres de negocios norteamericanos en Chile se ofreció a proporcionar dólares un año, y medio millón de dólares para ser administrados y distribuidos secretamente por el gobierno de los EE.UU. para evitar que Allende ganara las elecciones presidenciales de 1964.”

Esta misma situación intervencionista de empresas transnacionales norteamericanas se va a replicar durante el período previo a la asunción al mando de Allende, en 1970.

Técnicas de Acción Encubierta.

Acción encubierta en la campaña electoral de 1964. Los componentes principales; un apoyo financiero directo a partidos contrarios a la campaña de Allende de la época. La CIA financió un poco más de la mitad  del costo total de la campaña. “Una serie de intermediarios, por lo tanto, se movilizaron para pasar el dinero…”Informe Church. Se asignaron fondos para otros partidos de la coalición… “y grupos de ciudadanos privados.” “Se hizo amplio uso de la prensa, radios, películas, folletos, carteles, meilings directos, serpentinas de papel, y la pintura en la pared.. Fue una “campaña del terror” que se basó  en gran medida en las imágenes de tanques soviéticos y pelotones de fusilamiento cubanos y fue dirigida especialmente a las mujeres. Cientos de miles de copias de la carta pastoral anticomunista del Papa Pio XI…..” “Llevaban el distintivo “impreso por ciudadanos sin filiación política, con el fin de difundir más ampliamente su contenido.” “Desinformación” y “propaganda negra” – material que supuestamente provenía de otra fuente, como el Partido Comunista de Chile- se utilizaba también”. Informe Church.

Otras técnicas aplicadas en la época tuvieron gran impacto en la población, especialmente en los votantes. La campaña de propaganda fue enorme, un grupo de propaganda financiada por la CIA produjo veinte spot radiales por día, en Santiago y en 44 estaciones radiales de provincia; noticias de doce minutos, emisiones cinco veces al día, en tres estaciones de Santiago y 24 provinciales, miles de dibujos animados y publicidad en la prensa.

La CIA se refirió a la campaña del terror anticomunista como la actividad más eficaz en contra de la candidatura de izquierda. La campaña de propaganda se llevó a cabo también a nivel internacional, y los artículos del exterior se “repiten”  en Chile en diarios chilenos.

“Algunos de los mecanismos  electorales y propagandísticos  desarrollados para su uso (por la CIA) en el año 1964, se utilizaron en varias ocasiones a partir de entonces, en las campañas locales y del Congreso, durante la campaña presidencial de 1970, y durante la presidencia de Allende 1970-1973. Las denuncias de participación de la CIA en la campaña y las denuncias periodísticas de las subvenciones  de la CIA, de la Fundación Internacional para el Desarrollo, han contribuido a la renuencia de EE.UU., en 1970 para llevar a cabo otro esfuerzo pre-electoral masivo” informe Church.

Sin embargo la CIA gastó un total de 2 millones de dólares en acciones encubiertas en Chile durante 1964 a 1969, de los cuales una cuarta parte estaba cubierta por la Comisión de los 40, para mayores esfuerzos específicos de acción política. La CIA lleva a cabo veinte proyectos de acción encubierta en Chile durante estos años.

Las acciones encubiertas y el Golpe Militar

El programa de acción encubierta en las elecciones chilenas en 1970, la participación fue sustancial, de tal forma que la Comisión de los 40 decidió iniciar la “operación ruina” en contra de la coalición de la Unidad Popular, que apoyaba a Salvador Allende. “La CIA gastó entre 800.000 y 1.000.000 de dólares en acciones encubiertas para influir en el resultado de las elecciones presidenciales 1970. De esta cantidad,  aproximadamente la mitad, fue para los grandes esfuerzos aprobados por el Comité de los 40.”

“La campaña de propaganda  a gran escala que se llevó a cabo por los EE.UU., fue similar a la de 1964: una victoria de Allende fue equiparada con violencia y represión.” Informe Church.

La “operación  ruina” tenía dos objetivos: 1. socavar los esfuerzos comunistas para crear una coalición de fuerzas de izquierda que pudieran ganar la presidencia y 2. el fortalecimiento de la derecha y otras fuerzas, para desarrollar una acción eficaz en contra de la Unidad Popular  para las elecciones.

La campaña presidencial de 1970 se convirtió “rápidamente en un concurso de tres vías” en que participan el Partido Nacional, apoyando a Alessandri, Radomiro Tomic se transformó en el candidato de la Democracia Cristiana y Allende que fue una vez más candidato de la izquierda. Esta vez formada por la coalición de la Unidad Popular, integrada por marxistas, no marxistas y cristianos disidentes de partidos confesionales.

“Los esfuerzos de acción encubierta “ruina” de los Estados Unidos durante la campaña de 1970 no tuvieron éxito: Allende ganó la mayoría en las elecciones del 4 de Septiembre.” Informe Church.  En primer lugar, la campaña del terror, contribuyó a la polarización política y al pánico financiero de la época. Materias desarrolladas, durante la campaña fueron explotados después del triunfo de 4 de Septiembre, en un esfuerzo por causar pánico financiero e inestabilidad política para instar a los militares a la acción. Es oportuno recordar el discurso del Ministro de Hacienda del gobierno anterior, respecto del negro futuro económico del país, con la asunción de Allende. “…mucho de los activos involucrados en la campaña anti-Allende llegó a ser tan visible que su utilidad se limita a partir de entonces. Varios de ellos abandonaron Chile.” Informe Church.

Como ocurrió con Agustín Edwards que se dirigió directamente a Washington a confabular  como cómplice directo de las decisiones del Nixon respecto del Golpe de estado.

En 1970, la CIA se involucra en  un esfuerzo especial, en una feroz campaña en contra de Allende, esta vez a petición expresa del presidente Nixon y bajo el mandato de no informar del proyecto a los Departamentos de Estado y Defensa, al embajador y tampoco a la Comisión de los 40, siempre informada.

“La CIA intentó directamente fomentar un golpe militar en Chile”.-en 1970 antes de la asunción de Allende. Así lo constata el Informe Church:

“Pasó tres  armas a un grupo de oficiales chilenos que representa un golpe de Estado. A partir del secuestro del Comandante en Jefe del Ejército de Chile, René Schneider. Sin embargo estas armas fueron devueltas. El grupo que protagonizaba el fallido secuestro de Schneider, lo que resultó en su muerte; al parecer, no era el mismo que el grupo que recibió las armas.”

Esto abre una nueva incógnita que aún no se dilucida ¿Qué otro grupo golpista se quedó con las armas y explosivos? ¿Cómo y dónde se ocuparon en esos aciagos días?

Este intento fracasado de golpe de estado contribuyo finalmente, de manera contraria a los designios de la CIA ya que finalmente Allende fue confirmado como presidente por el Congreso Pleno el 24 de Octubre de 1970.

Track I y Track II.

Estas definiciones estratégicas de los EE.UU. abarcaron dos períodos entre el 4 de Septiembre  y el 24 de Octubre de 1970.Uno de ellos se diseñó para  el período previo a la votación del Congreso y tuvo por objeto financiar la campaña de Alessandri y en caso de salir este electo por el Congreso, debería renunciar y se produciría la elección de Frei como presidente, como alternativa constitucional, que oficiaba de presidente del Senado. Este fue el Track I denominado “el gambito Frei”, el que finalmente fracasó después del asesinato de Rene Schneider.

Sin embargo inmediatamente se aplicó el Track II consistente en desarrollar estrategias y tácticas para producir finalmente un golpe de Estado en Chile. “El 14 de Septiembre. La comisión de los 40 acordó que una campaña debe llevarse a cabo  por la CIA para centrarse en el daño que caería sobre Chile bajo el gobierno de Allende.” Informe Church.

Como ya se señaló los esfuerzos de EE.UU. para evitar la toma de posesión de Allende en dos vías (Track I y Track II)  entre el 4 d Septiembre y 24 de Octubre. “El Track II fue iniciado por el presidente Nixon  el 15 de Septiembre, cuando dio instrucciones a la CIA a desempeñar un papel directo en la organización de un golpe  de Estado militar en Chile.” “En la práctica, la Agencia  daba cuenta, tanto para fines informativos  y  aprobación a la Casa Blanca.” Informe Church.

Es muy importante consignar la responsabilidad intelectual directa de Agustín Edwards Eatsman, en esta decisión de Nixon, Kissinger, el Jefe de la CIA Helms entre otros personajes de la Casa Blanca para sellar el destino trágico de Allende y su pueblo.

Así lo consigna el profesor de la Universidad George Washington, Gregory F. Treverton en un texto elaborado para sus clases exclusivamente. En la Pagina 4, su parte 5. Gregory F.Treverton .Caso 503, Copia del Instructor: Señala:

“Agustín Edwards, el editor de El Mercurio, el principal diario de Santiago y un enemigo de Allende, desde hacía mucho tiempo, también fue embotellador de Pepsi Cola  y desde mucho tiempo amigo del presidente de Pepsi Cola, Donald Kendall, quien se amigó de Nixon y aliado político. Edwards llegó a Washington  con malos augurios y a abogar por la oposición chilena del caso y la suya propia. Kendall impresionado hizo arreglos para que Edwards, para cumplir con Helms.  También organizó un desayuno con Henry Kissinger y Jhon Mitchell, el fiscal general, para la mañana del 15 de septiembre. Ese día Nixon llamó a Helms para la Casa Blanca y abrió el Track II”.

“Helms más tarde pensó que estos contactos hicieron una diferencia. “Tengo la impresión  de que el presidente llama a esta reunión en la que se inició Via II, debido a la presencia de Edwards en Washington y lo que escucho de Kendall sobre lo que Edwards estaba diciendo acerca de las condiciones en Chile y lo que estaba ocurriendo allí.” Cobert Intervention in Chile, 1970-1973-Gregory F. Treverton.

Sin embargo las declaraciones públicas de Nixon el 25 de Febrero 1971, que anunció “Estamos preparados para tener el tipo de relación con el gobierno chileno que está preparado para tener con nosotros”  “Sin embargo, las declaraciones públicas no obstante, después de la toma de posesión  de Allende, la Comisión de los 40 aprobó un total de más de siete millones de dólares (USA 7.000.000) en apoyo encubierto  a los grupos de oposición en Chile.

Ese dinero también financió y amplia campaña de propaganda contra Allende. Del total autorizado por la Comisión 40, más de seis millones se gastaron  durante la presidencia de Allende y US$ 84.000 se gastaron poco tiempo después de los compromisos contraídos antes del golpe. El monto total invertido  en acciones encubiertas en Chile durante 1970-1973 fue aproximadamente US$ 7.000.000 (siete millones de dólares) incluyendo los fondos de proyectos que no requieren la aprobación del Comité de los 40.” Informe Church.

Finamente un resumen de las actividades de la CIA y el Departamento de Estado en el financiamiento de las acciones encubiertas directas como las de inteligencia. Más de la mitad de los fondos  de apoyo, aprobados por Comité de los 40, fueron  a partidos de oposición.  Y a varios grupos disidentes.

Casi la mitad de un millón de dólares fueron canalizados a grupos disidentes durante los años de Allende. A principios de 1971 los fondos de la CIA permitieron a la oposición la compra de sus propias estaciones de radio  y periódicos.

Todos los partidos de oposición recibieron dineros antes de las elecciones Municipales de Abril de 1971 y para el Congreso, por las elecciones de Julio. “En noviembre 1971 se aprobaron  fondos para fortalecer a los partidos de oposición y a los grupos disidentes. También se hizo un esfuerzo para inducir a una ruptura  de la coalición UP. Fondos de la CIA  apoyaron a los partidos de la oposición en tres de las elecciones parciales de 1972, y  en 1973, las elecciones legislativas  de Marzo.

El dinero proporcionado a los partidos políticos, no solo candidatos de la oposición, apoyados en las diversas elecciones, pero permitió a las partes mantener una campaña contra el gobierno a través de los años de Allende, instando a los ciudadanos a manifestar su  oposición en una variedad de maneras.” Informe Church.

Además del financiamiento de los partidos políticos, la Comisión de los 40 aprobó grandes cantidades para mantener una campaña de propaganda contundente. La CIA gastó US$ 1.500.00 en apoyo al El Mercurio, el periódico más grande del país y el canal más importante para la propaganda contra Allende. De acuerdo  con documentos de la CIA, estos intentos jugaron un papel importante en el escenario  para el golpe militar del 11 de Septiembre de 1973.

En cuanto del apoyo al  sector privado, la Comisión de los 40 lo decidió a finales de 1972 y 1973  y autorizó  en Septiembre del 1972 un aporte de US$ 24.000 para “ayuda de emergencia “a una organización empresarial, pero decidió que el apoyo financiero a otras organizaciones, debido a su posible participación en una huelga del sector privado contra el gobierno.

En octubre de 1972, el Comité  aprobó US$ 100.000 para tres organizaciones del sector privado, organización empresarial, asociaciones empresariales grandes y pequeñas y una organización de los grupos de oposición. Según testimonio de CIA, este apoyo financiero limitado al sector privado, se centra en las actividades  específicas de apoyo a la campaña electoral  de la oposición.

Después de la elecciones de Marzo de 1973, las fuerzas de oposición no lograron alcanzar la mayoría de dos tercios en el Senado, que podría haber permitido a Allende obtener nuevas elecciones. Lo que obligó al gobierno de los EE.UU. a  re-evaluar sus objetivos.

En esta situación les parecía poco probable un golpe militar exitoso. Sin embargo podría haber una posibilidad por el aumento de los disturbios en todo el país, que podría inducir a los militares para volver a entrar en el gobierno de Allende, con el fin de restablecer el orden. Con todo la oposición estableció en el Congreso un acuerdo espurio para declarar inconstitucional al gobierno,  con el concurso de Poder Judicial en un auto acordado en el mismo sentido.

Sin embargo, el 20 de agosto, a 21 días del golpe de Estado, la Comisión de los 40 aprobó una propuesta de concesión de un millón de dólares a los partidos de oposición, grupos del sector privado y a grupos paramilitares como Patria y Libertad, a quienes le suministró la CIA US$ 38.000 dólares  a través de  una tercera persona, durante el período del Crack II, en un esfuerzo para crear  tensión y un posible pretexto  para la intervención militar.

La red de inteligencia continuó informando a lo largo de 1972 y 1973 sobre las actividades de conspiración  golpista  de los militares, se gastó importante tiempo y esfuerzo por penetrar  en este grupo. Durante 1972, la Central continuó  controlando el grupo que podría montar un exitoso golpe de estado la CIA  estaba en contacto, a través de un intermediario, con su líder.

Los informes de inteligencia sobre la conspiración golpista  alcanzaron dos períodos, una en la última semana de Junio de 1973 el otro en el final de agosto y las dos primeras semanas de Septiembre. Está claro que la CIA recibió informes de inteligencia, a través de los meses de Julio, Agosto y Septiembre, sobre la planificación del golpe de Estado, del grupo que llevó a cabo  el golpe de estado del 11 de Septiembre.

Nadie puede  mantener alguna duda sobre la complicidad de los militares chilenos y Pînochet, en las “acciones encubiertas” de la CIA, para el logro de la más cruel, sanguinaria y feroz  aventura golpista de las Fuerzas Armadas chilenas, en toda la historia de nuestro país.

Hito de la mayor traición interna y colaboración de los EE.UU. en los anales de la destrucción física de uno de los movimientos revolucionarios de liberación de mayor impacto mundial, solo comparable con la Comuna de Paris en mayo 1872, en que se asesinaron más de 30.000 personas por las tropas extranjeras y francesas en un franco enfrentamiento con el pueblo.

¡Nosotros en Chile no tuvimos la oportunidad de defendernos con la armas!

(*) Profesor.

(1) La Misión Klein -Sacks y posteriormente (63-64) el Proyecto Camelot, desarrollado por el ejército de EE.UU en Chile.

2 comentarios en “Conceptos y Fundamentos de la Acción Encubierta de la CIA en Chile 1963-1973”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s