Economía, Internacional, Nacionales

Negociando con el derecho a la alimentación


control-agroalimetarioCaracas, 22 may. 2013, Tribuna Popular TP.- Desde el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil y la internacional Vía Campesina, se ha denunciado desde hace algunos años que las causas del alza en el precio de los alimentos en el ámbito internacional residen en el control oligopólico que unas pocas empresas mantienen sobre el comercio mundial de trigo, maíz, arroz, soja, leche, etc, más la especulación de grandes inversores en las bolsas de productos agrícolas.

A esto se suma la especulación financiera, porque los bancos invierten en alimentos que han resultado ser más seguros que otras acciones, las privatizaciones de los servicios públicos para la agricultura, puestos bajo el control de las empresas multinacionales (agua, fertilizantes, semillas, etc) y la postura de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que transformó los alimentos en mera mercancía.

Para Janaina Stronzake, activista brasileña integrante de la coordinación nacional del MST y representante de La Vía Campesina, una articulación mundial de movimientos de trabajadores rurales, “uno de los factores fundamentales del aumento de precios es la especulación financiera”, dice, y agrega: “Es porque los alimentos se consideran mercancías y se negocian en las bolsas de los mercados a futuro”.

Es decir, no solo las malas cosechas y el cambio climático están detrás de los altos precios y la escasez de alimentos.

MANIPULANDO LA ESCASEZ

Otra activista española, Esther Vivas, autora de varios libros sobre soberanía alimentaria y comercio justo, y perteneciente al movimiento Izquierda Anticapitalista de España, desmonta la tesis acerca de que la escasez de alimentos tenga que ver con una merma productiva: “La producción de alimentos desde los años 60 se ha multiplicado por tres, según indica la organización Grain, mientras que la población mundial, desde entonces, tan solo se ha duplicado. Hay una cantidad ingente de comida, mayor que en ningún otro período en la historia, pero si no tienes dinero para pagarla o acceso a la tierra, al agua, a las semillas, para producirla, no comes. No se trata de producir más alimentos, sino de repartir los que ya existen. Es todo el modelo agroalimentario al servicio de unos pocos intereses privados”.

También señala esta activista que las causas del hambre y la escasez de alimentos son políticas y tienen que ver con quienes controlan las políticas agrícolas y alimentarias, a quiénes benefician, y en manos de quién están los medios de producción de alimentos.

¿A QUIÉN BENEFICIA LA ESPECULACIÓN?

Para Stronzake las empresas transnacionales juegan y especulan con el hambre de la gente y obtienen beneficios.

Explica que “para demostrarlo basta con comparar entre los años de ascenso de los precios de los alimentos y los gráficos de ganancias y beneficios de las grandes empresas transnacionales”, agrega que “entre 2004 y 2008 asistimos a una serie de choques y disturbios sociales y al mismo tiempo alzas en los comestibles, en ese lapso los beneficios de Syngenta, que es una de las grandes empresas del sector agrícola mundial, saltaron de 6 mil millones de dólares a 11 mil millones. Entonces, mientras la hambruna castiga a las poblaciones, mayores beneficios se embolsan las empresas transnacionales”.

De igual manera este comportamiento evidencia las políticas de esas compañías por la forma en que las empresas quieren estructurar la agricultura, quitando capacidad de producción a la gente a través del control del agua, de semillas y de la propiedad intelectual de los productos, además de acaparar las mejores tierras. También a partir del control del mercado. Hoy hay 10 firmas que dominan casi todo el mercado de soja, de maíz y de la caña de azúcar.

BANCOS QUE JUEGAN CON EL HAMBRE

En artículo publicado en 2011 por el editor del periódico The Guardian, encargado de temas ambientales, John Vidal reseña que “los mismos banqueros, fondos de inversión y actores financieros cuya especulación en los mercados financieros globales causaron la crisis hipotecaria de las sub-prime, están provocando la inflación y el comportamiento ‘yo-yo’ de los precios de los alimentos. La acusación contra ellos es que aprovechándose de las desregulación de los mercados globales de materias primas, están ganando miles de millones al especular con la comida y causar miseria en todo el planeta”.

También dice que como los precios de los alimentos se disparan de nuevo a los mismos niveles de 2008, queda claro que todo el mundo ahora se está viendo afectado porque están aumentando hasta en 10% al año en Gran Bretaña y Europa.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se puede esperar que aumenten al menos 40% en la próxima década.

Según Vidal, los contratos de compra y venta convirtieron a los alimentos en mercancía que es comprada y vendida entre comerciantes que no tienen ninguna relación con la agricultura.

Así nació un nuevo mercado irreal, el de la especulación alimentaria. De tal manera que el cacao, jugos de frutas, azúcar, alimentos básicos, la carne y el café, son ahora productos del mercado mundial, junto con el petróleo, el oro y los metales.

Luego, en 2006, llegó a Estados Unidos el desastre de las hipotecas de inmoviliarias de alto riesgo y los bancos y especuladores movieron miles de millones de dólares en fondos de pensiones y acciones en mercancías exentas de riesgo, específicamente en los alimentos.

Ante este panorama, movimientos sociales latinoamericanos como el MST y Vía Campesina reivindican el derecho a que los alimentos no estén dentro de los acuerdos que promociona la OMC. “No pueden considerarse simples mercancías, toda la humanidad necesita alimentos y debemos garantizar un mínimo para todos, independientemente de sus condiciones económicas. Y eso no pasa solamente por políticas asistenciales, sino por empoderar a la gente desde su propia comunidad para garantizar y producir alimentos. Ésta es la soberanía alimentaria”, afirma Stronzake.

_____________

Cifras del hambre

De acuerdo con el Banco Mundial, 1,2 billones de personas se encuentran en extrema pobreza hoy, viviendo con menos de un dólar por día. El hambre es lo que más mata en el planeta. Cada año 70 millones de personas mueren. De éstas, 18 millones mueren de hambre. En la década de 1950, 60 millones de personas pasaban hambre. Actualmente más de un billón.

En las condiciones actuales se pudiera alimentar 12 billones de personas, de acuerdo con un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). No hay escasez de alimentos, sino de acceso. Hoy 58% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial está en manos de empresas multinacionales.

Fuente: CIUDAD CCS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s