Documental, Documentos, Internacional, Opinión

Tierra y Libertad, razón de ser de Emiliano Zapata


Por: Claudia Herrera.

Pueblo mexicano, apoyad con las armas en las manos este Plan, y haréis la prosperidad y bienestar de la Patria. Libertad, Justicia y Ley.

De la Proclama del Plan de Ayala

28 de noviembre de 1911

emiliano-zapataEspecial para Tribuna Popular Nº 224.– El Caudillo del Sur como le llamaban, nació el 8 de agosto de 1879, en Anenecuilco que significa en náhuatl lugar donde el agua se arremolina. Hijo de campesinos, fue aparcero y peón, conoció las miserias de su pueblo porque en ellas forjó su epidermis. De joven comenzó su activismo por una justa devolución de las tierras a sus originales dueños. De su leyenda y su carácter escuchamos directamente de la voz de su hija, Ana María Zapata, de 93 años, en abril de 2008, cuando estuvo en Venezuela.

Sobre él se han escrito infinidad de corridos,  pero por encima de cualquier tejido mítico que pretenda bordar su historia, fue el pueblo agrario quien vio cómo formó al fragor de la miseria y la injusticia el mayor ejército conocido en tierra mexicana.

Este genuino charro no tolera el pronunciamiento oficial que humilla a sus paisanos que peleaban desde hacía más de cuatro décadas por sus tierras. La oficialidad había dicho que si anenecuilcanos querían sembrar deberían hacerlo en macetas, aseverando Zapata que ese trance era de vida o muerte. La Sierra ve la advertencia convertida en realidad cuando toma por la fuerza sus territorios con el Ejército Libertador del Sur que llegó a sumar alrededor de 27 mil hombres; ellos no dudaron en empuñar armas y arado para pelear y sembrar.

La visita de Madero, fue bien recibida aunque Zapata reconoce claramente que el trato hacia campesinos y terratenientes es el mismo, sospechando inmediatamente que Maderos no tenía intenciones serias de cumplirle a su pueblo la devolución de las tierras expoliadas, ante la duda sembrada, prefiere asumir sus principios y se enfrenta a él, quien junto a Huerta, terratenientes y al poder de la prensa que escondía detrás el empuje de los hacendados para la época (cualquier parecido con la actualidad no es mera coincidencia), lo imputan de ser el “Moderno Atila”.

Solicitaron licenciar sus tropas. Zapata cinco veces habla de la traición de Maderos cuando junto a Otilio Montano, redactan el Plan de Ayala, el 25 de noviembre de 1911, a partir de estas peticiones se realza la revolución contra todo y contra todos. A las nuevas autoridades les exige sumisión absoluta al plan, sin cambiar ni una coma; Carranzas no acepta y se rompen relaciones con Zapata.

Este insumiso general, durante la tregua de 1915 fue interrogado sobre la razón a su rebeldía, ante esto, manda a buscar un baúl de hojalata donde hay documentos sobre Litigios, dictámenes y mapas que tenía enterrados desde joven, manifestando “por esto peleo”, por la tierra. Buscó reconstruir los originarios mapas junto a “ingenieritos”, como los llamaba, que respetaran los antiguos documentos registrados en náhuatl y escuchar la tradición oral de los ancianos.

El quiebre del movimiento zapatista inicia en el contexto del triunfo de la revolución. Despreció siempre a la traición: “perdono al que roba y al que mata, pero al traidor no lo perdono”.

A la 1:45 pm del 10 de abril de 1919, en la Hacienda Chimaneca entra al recinto que recibiría sus últimos respiros. Finalizan notas del clarín que le daban la bienvenida y ante doble descarga de fusil, cae muerto el General de la Tierra y la Libertad, el que sabía y tenía la profunda convicción de que era el pueblo quien se reservaba el derecho de rebelión contra sus opresores.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s