Declaraciones políticas, Documentos, Nacionales, Opinión, Politica

MÁFIAS y VIOLENCIA en el SINDICALISMO de la CONSTRUCCIÓN (y II)


trab-construccion_002Por: Pedro Eusse*.

Especial para Tribuna Popular Nº 224.- Las situaciones de violencia y muerte en el “sindicalismo” de la construcción han tenido sus altas y sus bajas, pero no han cesado.

En el medio de eso están los obreros de la construcción. Algunos se envilecen y se ponen al servicio de las mafias sindicaleras, muchos se resignan ante la necesidad del empleo que inexorablemente está en manos de quienes controlan los sindicatos del sector, pero en general son las principales víctimas de todo aquello, no los patronos, porque estos en muchos casos se entienden y pactan con las mafias sindicaleras, de poder a poder.

trab-construccion_003Pero, hay que admitirlo, en ocasiones el poder de las mafias sindicales de la construcción somete con chantaje armado a más de un empresario, no para hacer que cumpla los derechos de los trabajadores, sino para que estos “directivos sindicales” tomen pleno control de las obras y hagan de las suyas en las mismas.

Ante toda esta situación, muy poco o nada han hecho las autoridades, mientras que los integrantes de los Comités Ejecutivos de las Federaciones sindicales –que supuesta o realmente son contrarios a las prácticas violentas y delictivas en este “sindicalismo”–, no han actuado con coherencia y determinación para atacar el problema de raíz, ¿por qué será?…

¿Cómo enfrentar esta situación?

¿Será posible acabar con las mafias sindicaleras de la construcción?

El problema no es nada sencillo. Es el modelo sindical instalado en el sector de la construcción.

Lo realmente importante para los directivos sindicales, en su generalidad, es el control de los puestos de trabajo y el poder que ello les confiere. Por tal razón, la democracia sindical sencillamente no existe ni en sueños.

trab-construccion_004Lo que allí funciona –salvo excepciones– es la dictadura única e imbatible de los jefes sindicaleros, amparados en el poder de fuego; por algo son los que controlan el empleo. Sumado a ello, entra en juego el entramado de corrupción que enlaza, entre otros, a sindicaleros, funcionarios del trabajo corruptos y patronos sin escrúpulos.

Y, la verdad, esa dictadura mafiosa no podrá ser derrotada tan solo con la acción de los obreros víctimas del terror sindicalero, que muy poco pueden hacer si a las mafias sindicaleras no se les quita el poder que tienen.

En tal sentido, ahora que trata de desplegarse una ofensiva gubernamental contra la violencia delictiva, habría que determinarse un plan especial para desarmar a los peligrosos grupos mafiosos de la construcción.

Pero no basta con eso, hay que ir a la raíz. Mientras los jefes de los sindicatos de la construcción sean quienes controlan el empleo, el problema continuará.

Precisamente por ello, estuvimos de acuerdo en que en la nueva Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (LOTTT) no apareciera ningún artículo que estableciera la posibilidad de que en las Convenciones Colectivas se incluyeran cláusulas que den a los sindicatos el manejo del empleo, a pesar de que originalmente, hace muchos años, los comunistas fuimos favorables a la inclusión de la llamada “cláusula sindical”, cuando los sindicatos no estaban dominados por mafias.

Pero con el tiempo, las prácticas antidemocráticas propias del sindicalismo reformista, la discrecionalidad en el manejo del empleo por los directivos sindicales, sumado al paralelismo sindical, fueron pervirtiendo lo que había sido una conquista sindical frente al poder patronal.

Finalmente, para debatirlo con los trabajadores de la construcción y los líderes obreros clasistas de este sector, PROPONEMOS: luchar por la democratización en la administración del empleo en el sector de la construcción, estableciendo un mecanismo democrático y participativo, de control obrero y social, conformando comisiones con la participación de trabajadores afiliados al sindicato junto a las comunidades organizadas de la zona donde se iniciará la obra y con la observancia de las autoridades gubernamentales respectivas.

PROPONEMOS que ya no sean más los directivos sindicales los que manejen discrecionalmente el empleo que se requiere en las obras, sino que en asambleas de trabajadores afiliados se designe entre los propios trabajadores a los integrantes de la comisión que trabajará el asunto en conjunto con la representación legítima de las comunidades de la zona.

En conclusión, es necesario impulsar una lucha conjunta contra el poder de las mafias sindicaleras de la construcción.

Desarmarlos y quitarles el dominio sobre el empleo. Para ello necesariamente debe haber acciones institucionales, que incluye investigar y procesar judicialmente a los responsables de los crímenes cometidos; la impunidad los favorece.

Pero también hay que avanzar en la organización y concientización de los trabajadores de la construcción, para que vayan avanzando en el desarrollo de alternativas clasistas frente al actual modelo sindical corrompido y antidemocrático imperante en el sector.

*Secretario Nacional del Movimiento Obrero y Sindical del PCV, y miembro de la Coordinación Nacional de la Corriente Clasista de Trabajadores “Cruz Villegas”-UNETE.

ARTICULO RELACIONADO:

Máfias y Violencia en el sindicalismo de la Contrucción (I)

1 comentario en “MÁFIAS y VIOLENCIA en el SINDICALISMO de la CONSTRUCCIÓN (y II)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s