Economía, Opinión

Planificación Municipal, Agroecológica, Popular y Socialista


agricultura-familiar001Frank G. Tovar Zerpa (*)

Especial para Tribuna Popular TP.– Los alcaldes electos, militantes del PCV, tienen un compromiso ético  para hacer una gestión agroambiental diferenciada, anclada en la planificación popular, la cual tiene que ser abordada como “un sistema articulado en todos los niveles mediante el principio del centralismo-democrático,  constituye el eje transversal de la acción revolucionaria y la base para el nuevo Estado, a través de la definición colectiva de tareas y actividades, objetivos y metas, responsabilidades y todo cuanto sea necesario para la satisfacción de nuestras necesidades, y especialmente para la organización de la Economía Socialista” (Agenda para la Planificación Popular, 2013).

En el ámbito territorial rural de cada municipio, se debe elaborar un plan municipal bajo los principios del Poder Popular de organización, participación, movilización y control, fundamentado en la trilogía agricultura familiar-agroecológica-desarrollo endógeno, para construir un modelo contra-hegemónico que permita superar el “metabolismo rural de la agricultura convencional de base química”, herencia de la todavía vigente cultura del petróleo, que se sigue evidenciando en las políticas públicas rurales venezolanas, que se orientan al desarrollo de grandes extensiones de monocultivos, verbi gratia, commodities como la soya, cuyos cultivos están propuestos para el oriente del país.

En relación a la agricultura familiar, cuyo año internacional se conmemora el 2014, comporta una oportunidad para desarrollar a nivel local planes, programas y proyectos, orientados a privilegiar la resiliencia y sustentabilidad de los sistemas de producción, el combate a la pobreza rural, seguridad agroalimentaria, diversificación de los ingresos familiares, agregación de valor a los productos, redes de comercio justo, éticos y solidarios.

La importancia estratégica, desde el punto de vista social, cultural, político, económico y ambiental, de la agricultura familiar en la construcción del Poder Popular, se evidencian, por ejemplo, en datos de instituciones como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que señalan que en: “América Latina y el Caribe, la agricultura familiar agrupa aproximadamente 60 millones de personas, de las cuales un 57% se  ubican en Sudamérica; existen 17 millones de unidades agroproductivas familiares, correspondiendo el 60% de ellas a la agricultura familiar de subsistencia” (Perspectivas de la agricultura y del desarrollo rural en las Américas: una mirada hacia América Latina y el Caribe 2014).

En la construcción del desarrollo endógeno, es necesario que los principios y bases científicas de la agroecología, orienten las políticas públicas municipales para contribuir de manera concreta a consolidar una agricultura familiar diversificada que posibilite la seguridad agroalimentaria de la población urbana y rural venezolana. Una gestión municipal, así pensada, elaborada e implementada con el Poder Popular, en términos de compromiso ético, solidario y militante, representa una valiosa y estelar oportunidad que debe ser aprovechada para construir desde abajo el nuevo entramado de las políticas públicas rurales para la sustentabilidad territorial en nuestro país, tal cual está preceptuado en el artículo 128 de nuestra Carta Magna.

(*) Magister en Gestión de Recursos Naturales Renovables y Medio Ambiente

Fuente: Tribuna Popular 231

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s