Internacional

UCRANIA: Fuerzas pro-imperialistas aprovecharon la política gubernamental de conciliación


Entretelones del derrocamiento del presidente de Ucrania

El presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, y los líderes de las fracciones opositoras pro-occidentales
El presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, y los líderes de las fracciones opositoras pro-occidentales

Kiev, 27 feb. 2014, Tribuna Popular TP.- Luego de una escalada de violencia iniciada en noviembre 2012 y pocas horas de que se suscribiera un acta de compromiso entre el presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, y los líderes de las fracciones opositoras pro-occidentales, donde se acordó adelantar las elecciones presidenciales para el 25 de mayo, la Suprema Rada (Parlamento) destituyó en ausencia a Yanukóvich, el pasado 22 de febrero.

El mandatario, electo en 2010, denunció en una alocución televisiva que “estos acontecimientos que han presenciado nuestro país y el mundo en las últimas horas son un golpe de Estado”, y aseguró que Ucrania enfrenta en este momento “una repetición del nazismo similar a lo que se vivió en los años 30 en Alemania y Austria”.

De acuerdo a los legisladores que apoyaron la destitución, el mandatario dejó “de cumplir sus competencias constitucionales, lo que amenaza la gobernabilidad del Estado y la integridad territorial y la soberanía de Ucrania, y la transgresión masiva de los derechos y libertades de los ciudadanos”, reseñaron diarios europeos.

Alexander Turchinov, un estrecho colaborador de la opositora Yulia Timoshenko –exprimera ministra condenada hace tres años por abuso de poder–, fue elegido la víspera titular de la cámara legislativa en una sesión que puso en vigor sin discusión y sin la firma del mandatario la Constitución impuesta en 2004 durante la llamada “revolución naranja” que contó con el auspicio de las potencias occidentales.

Junto con la vuelta de Ucrania a la carta magna anterior, y designar a políticos opositores en puestos clave del Ejecutivo, el Parlamento acabó por sellar el destino de Yanukóvich.

En ausencia de Yanukóvich, las fracciones opositoras, amparadas en el acuerdo del viernes 21, que tiene la firma del gobernante y políticos europeos (cancilleres de Alemania y Polonia, y un representante de la Cancillería de Francia) convocaron al legislativo y apresuraron varios nombramientos claves como los titulares de Interior y Defensa, así como del Servicio Nacional de Seguridad, a pesar de que el acuerdo suscrito supuestamente estaba enfilado a zanjar la crisis política mediante la creación de un Gobierno de coalición.

La crisis política en Ucrania se agudizó luego de que durante las elecciones parlamentarias ni la coalición de gobierno ni la oposición lograra la mayoría necesaria de 300 escaños para poder legislar. A este hecho se sumó el ingreso del partido neonazi Svoboda (Libertad) y al cual se han aliado Batkivschina (de la recién liberada Timoshenko) y el partido Udar (Golpe), conformando una coalición de derecha.

En este contexto, el senador republicano estadounidense, John McCain –el mismo que planteó que EEUU debía enviar tropas a Venezuela y que países como Colombia, Perú y Chile debían preparar una fuerza militar operativa para intervenir–, declaró que había hablado con varios opositores, incluida Timoshenko, y que están entusiasmados con el derrocamiento de Yanukóvich porque los ucranianos “quieren ser occidentales”.

Fuente: Tribuna Popular Impresa Nº 233

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s