Internacional, Nacionales

Operación Haya: El aquelarre fascista tras acusación al Presidente Maduro


parlamentarios de la ultraderecha fascista de América Latina
parlamentarios de la ultraderecha fascista de América Latina

Por. M. Fernanda Cautivo para ABP Noticias

Tribuna Popular – ANÁLISIS.– Con gran difusión mediática de las transnacionales de la comunicación, se ha dado a conocer a nivel internacional la denuncia formal contra el Presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional de La Haya, adelantada por un grupo de parlamentarios latinoamericanos, ligados a la derecha más recalcitrante, reunida en varias asociaciones internacionales, tales como la “Alianza Parlamentaria Democrática de América” (APDA).

En la acusación se incluiría además al Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, la Fiscal General de la República Luisa Ortega y la Defensora del pueblo Gabriela Ramírez, entre otros.

No es la primera vez que la revolución bolivariana enfrenta una denuncia de este tipo, con anterioridad el propio Álvaro Uribe Vélez tuvo el descaro de acusar al gobierno de Chávez de violación de derechos humanos, a solo unos meses del terrible hallazgo de la fosa común de La Macarena en Colombia el año 2010. También el ya decadente dirigente de la derecha venezolana, Diego Arria, habría denunciado al Comandante Hugo Chávez y al estado venezolano, como una rara forma de impulsar su escuálida candidatura presidencial el 2012. Es necesario señalar, que frente a ambas peticiones y otras comunicaciones que reseña la página oficial del Tribunal de La Haya, la respuesta fue la misma: “Los criterios enunciados en el Estatuto (de Roma), no fueron cumplidos para autorizar la apertura de una investigación a propósito de la situación de Venezuela”.

Frente a ello y encontrándose ante acusaciones muy similares a las del pasado , cabe preguntarse ¿Cuál es objetivo real de estos parlamentarios para presentar esta nueva acusación a riesgo de ser nuevamente rechazados debido a la inconsistencia de sus imputaciones, impúdicamente plagadas de mentiras e imprecisiones? ¿Quién está detrás y quien funge de cabeza en esta iniciativa?

El Looby de la ultraderecha y el papel de las transnacionales de la comunicación

El viejo dilema filosófico y periodístico “¿Hace ruido el árbol que cae cuando no hay nadie para escucharlo?” ha adquirido una nueva dimensión en las últimas décadas y hoy nos preguntarnos si realmente el árbol caído existe, aun cuando miles de comunicaciones por minuto, manifiestan al unísono acerca del enorme ruido que hizo al caer sin que nadie lo viera. Así están las cosas en Venezuela, en medio de una intensa guerra informativa, recrudecida en estos últimos meses, proyectando a nivel mediático internacional, un país en medio de una crisis terminal, en una situación de caos y libertades coaptadas, que en poco o nada se parece a la Venezuela que los venezolanos y venezolanas perciben día a día. Está estrategia, lejos de ser un hecho fortuito o casual, es parte de la guerra psicológica instalada como forma de preparación del escenario operativo, que busca principalmente generar las condiciones psicológicas, para la aceptación de una condena al Gobierno revolucionario venezolano , que abra las puertas a una intervención extranjera.

Mucho antes que la furia de una derecha, cada vez más fascista y descontrolada, irrumpiera el 12 de Febrero del 2014 en Caracas, destruyendo todo a su paso, ya el ala más fascista de la dirigencia opositora venezolana, había iniciado un intenso lobby, con distintos grupos políticos de la derecha continental, cumpliendo la exdiputada María Corina Machado y el dirigente opositor Leopoldo López, un papel fundamental. Entre otros lugares estuvieron en Colombia, Paraguay, Chile y México en Mayo 2013, en Honduras y EE.UU en el mes Junio, en el Perú durante el mes Julio, en El Salvador en Septiembre y en Argentina en el mes Octubre del mismo año. En cada país se reunieron con parlamentarios y dirigentes políticos, la estrategia contaba con la realización de reuniones privadas en cada país y posteriores encuentros con la prensa o comunicados donde daban a conocer su particular perspectiva de la democracia venezolana: Acusaciones generales de falta de libertad de expresión, represión, violación de la Constitución etc, etc., perspectiva que por cierto no ha sufrido mayores variaciones con respecto a los planteamientos que hacen hoy, tras casi tres meses de ofensiva desestabilizadoras de calle.

Es por ello que el rimbombante anuncio de denuncia frente a Tribunales internacionales no causa sorpresa alguna, menos aún el particular currículo (o prontuario) de quienes la encabezan, sobre todo si comenzamos por la Congresista fujimorista Cecilia Chacón, condenada a cuatro años de prisión como cómplice de delitos contra la administración pública y corrupción de funcionarios en agravio del Estado o del diputado Boliviano Adrián Oliva quien ejerció como Viceministro de Interior durante las salvajemente reprimidas protestas en pro de la nacionalización de los Hidrocarburos o de la diputada argentina Cornelia Schmidt del PRO , partido liderado por Mauricio Macri , quien le entregara a Álvaro Uribe Vélez en el año 2012 , la distinción de «Huésped de Honor», en ocasión de una controversial visita del ex presidente colombiano a Buenos Aires. Entre los denunciantes figuran también oscuras figuras tales como los Diputados chilenos Jovino Novoa, quien fuera Subsecretario General de Gobierno durante la dictadura de Augusto Pinochet y José Manuel Edward conocido por su posición anti-mapuche y por ser partidario de la aplicación indiscriminada de la ley antiterrorista chilena frente al conflicto indígena…..

En fin, es muy probable que si analizáramos cada uno de los 198 diputados que dicen sostener la acusación contra el presidente Maduro, encontraríamos la misma clara vinculación de la derecha golpista de antaño, hija de las terribles dictaduras que asolaron nuestro continente durante los años 70 y 80, que unidos en desesperada resistencia neofascista, frente a esta nueva Latinoamérica cada vez más consolidada, buscan la coordinación de sus esfuerzos, bajo la sombra de conocidos violadores de derechos humanos como Uribe Vélez y de organizaciones como Unoamerica, bastión de los “nostálgicos del Plan Cóndor”, que buscan recuperar a cualquier precio el poder arrebatado por el pueblo de sus manos espurias y serviles a los intereses norteamericanos.

En el día de ayer y con mediación de cancilleres UNASUR, por primera vez en meses representantes de la oposición venezolana han manifestado su voluntad de evaluar el sumarse a los diálogos de paz, lo que representa la configuración de un nuevo escenario y el aislamiento paulatino del cada vez más reducido grupo de la derecha golpista. Sin embargo esto no puede significar para los revolucionarios y revolucionarias dejar el estado de alerta, aun después de que censen en los próximos días o semanas las violentas protestas de calle, pues el sector más fascista de la derecha venezolana e internacional y quienes acompañaron por acción u omisión la idea de una salida inconstitucional del Presidente Maduro (mientras le vieron alguna posibilidad), no cesarán en sus esfuerzos, buscando obtener por la fuerza, lo que le ha negado el pueblo reiteradas veces en las urnas.

Fuente: Agencia Bolivariana de Prensa (ABP)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s