Cultura, Nacionales, Opinión, Trabajadores/as

IMPORTANCIA DEL SINDICALISMO CLASISTA


sindicalismo-clasistaPor: Edgar Meléndez. *

Especial para  Tribuna Popular TP.- No puede ser sorpresivo que en el desarrollo teórico y práctico de un proceso de liberación nacional, como el nuestro, dominado por sectores de la pequeña burguesía importadora emergente –que al igual que la tradicional es parásita de nuestra renta petrolera–, se ataque a la ciencia marxista-leninista y a todo lo que “huela” a organización y movilización genuinamente clasista.

Las formas del ataque que mencionamos son múltiples e incluyen la participación de una gama de intelectuales y políticos que se identifican, algunos con más peso intelectual y argumentativo que otros, con un sinfín de “novedosas” teorías empíricas y con otras muy vetustas y desgastadas, todas coincidentes, eso sí, en el reforzamiento de la ideología burguesa. Una de esas formas es el anti-sindicalismo.

Anti-sindicalismo que apuntalan desde teorías pseudo-revolucionarias ubicadas en el “post-modernismo” y que intenta truculentamente, y de forma acientífica, definir nuevos sujetos sociales para el modo de producción capitalista y negar comprobadas teorías como la lucha de clases, amparados además en el merecido desprestigio de corrientes sindicales y sindicatos devenidos en mafias.

No es poco el esfuerzo que el PCV realiza, y continuará realizando, por enfrentar de la manera más enérgica a estas mafias y al diversionismo ideológico, el anti-comunismo y el anti-sindicalismo que pregonan no sólo los factores de la derecha sino de igual forma las expresiones políticas del reformismo-oportunismo dentro del proceso.

En este sentido, es pertinente recomendar estudiar los trabajos de dos dirigentes del PCV: “Lenin y los sindicatos” (2009), del camarada Jerónimo Carrera, una contundente respuesta a una de esas teorías que plantean la desaparición del proletariado industrial; y, “El Partido Comunista y la Clase Obrera venezolana en la disyuntiva de la revolución bolivariana”, del camarada Pedro Eusse, trabajo especial para el Tercer Número de la Revista Comunista Internacional.

No es poco el creciente esfuerzo, en la reafirmación del carácter marxista-leninista de nuestra organización, que hacemos por reconocer la importancia del sindicalismo clasista para la lucha consecuente por las reivindicaciones económicas, sociales y políticas de las y los trabajadores que tribute a la lucha política por la toma del Poder por la clase obrera y la derrota definitiva de la burguesía y su sistema político.

No basta con “saber” que el movimiento sindical venezolano se debate entre fuertes corrientes reformistas-patronales y otras de derecha; no basta con saber que es imperativo el fortalecimiento del sindicalismo clasista para tornarlo expresión hegemónica dentro del movimiento obrero y sindical; es fundamental “saber” cómo llevar esto a la práctica, lo cual implica un profundo conocimiento de las debilidades históricas, concretas y coyunturales de nuestro sindicalismo entre las que destacan el economicismo y reivindicasionismo.

Para Lenin abandonar a los trabajadores a direcciones reformistas e incluso reaccionarias negándose a participar en un sindicato con estas características, equivalía a una traición, por eso el PCV asume como deber el participar en las organizaciones sindicales, en reconocimiento de su carácter amplio y para disputar en ellos su liderazgo para la influencia del marxismo-leninismo y del Partido de la clase.

Como leemos en el recomendado trabajo del camarada Jerónimo, Lenin le otorgaba una enorme importancia estratégica a los sindicatos: “durante la transición al socialismo es inevitable la dictadura del proletariado y sin contar con una base como los sindicatos es imposible ejercerla”.

* Miembro del Comité Central del PCV

Fuente: Tribuna Popular 236

1 comentario en “IMPORTANCIA DEL SINDICALISMO CLASISTA”

  1. El gobierno parece envuelto por la jerga «social-demócrata» del neoliberalismo, la burocracia que teme por sus «puestos» es incapaz de acciones verdaderamente revolucionarias, su habitat es el reformismo. Desde hace 15 años se supone que comenzamos a combatir el «rentismo petrolero», lo cual ya estaba en el «discurso» del puntofijismo, ahora parece que Giordani y Merentes, los «jefes» de la economía por fin leyeron a Uslar Pietri (elefante blanco de la burguesía) y se dieron cuenta de que hay que «sembrar el petróleo» en las cuentas de la oligarquía. ¡No llamar revolución a este proceso incipiente, que aunque es un avance, ha mantenido el poder donde estaba, aunque haya combatido el hambre, el analfabetismo, la exclusión de la salud, no olvidando que gran parte de ésto lo debemos al pueblo Cubano de Fidel y Martí!. Para hacer una verdadera Revolución, las fábricas deben pasar al control Obrero, las instituciones deben ser liberadas de los burócratas oportunistas con cachucha roja y corazón blanqui-verde.
    El poder popular es «Dictadura del proletariado» y no un «ejército de amas de casa» en busca de reivindicaciones familiares y personales.
    El poder comunal debe tener ideología y no fraseología progresista escudando ambiciones burguesas, el Ché lo dijo:» La revolución se lleva en el corazón para morir por ella ( y por ella murió ) y no en la boca para vivir de ella».

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s