Buró Político, Nacionales, Trabajadores/as

Implicaciones del denominado “Proceso Social de Trabajo”


Inspectorías del Trabajo le están dando curso a más de 18.000 calificaciones de despido

Por: Douglas Gómez. *

Foto: Archivo
Foto: Archivo

Especial para TP/OPINIÓN.-  Mediante Decreto Nº 818, del pasado 29 de abril, el Presidente Nicolás Maduro procedió a modificar la denominación (es decir, cambio de nombre) del Ministerio del Poder Popular para el Trabajo y la Seguridad Social por el de Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo.

Lo que llama la atención no es el cambio de nombre en sí mismo –porque estamos bastante acostumbrados a que Ministerios e instituciones públicas sean “renombradas” con mucha regularidad–, sino las implicaciones políticas e ideológicas que tiene.

Implicaciones políticas, en tanto crea en el seno de las y los trabajadores enormes expectativas, por no decir falsas, sobre el alcance y profundidad de los cambios a producirse, pues pudiera creerse que a partir de ahora el Ministerio sí protegerá al trabajador y trabajadora como “sujeto social protagónico en la gestión directa y democrática” del “proceso social de trabajo”. E implicaciones ideológicas, porque afirma que el objetivo del “proceso social de trabajo” es lograr y consolidar la “esencia de la patria socialista”, y que se quiere “lograr la mayor eficacia política y calidad revolucionaria en la construcción del socialismo”, es decir, parece que ya estamos en la transición al Socialismo.

De esta manera, “para alcanzar los fines del Estado” –que por lo visto creen que ya no es un Estado burgués–, el papel de las y los trabajadores ya no debe ser luchar en defensa de sus derechos y reivindicaciones frente al apetito del capital, sino que “superar las formas de explotación capitalista” se logra mediante el desarrollo del “potencial creativo de cada trabajador y trabajadora formándolos en, por y para el trabajo social liberador, con base en valores éticos de tolerancia, justicia, solidaridad, paz y respeto a los derechos humanos”.

Despidos masivos

Más allá del nombre, lo que hemos planteando en reiteradas ocasiones desde el PCV (y sobre todo a propósito de la reforma de la LOT), es el desmontaje de la institucionalidad burguesa intacta en ese Ministerio, y sustituirla por una nueva institucionalidad que, con la participación protagónica de las y los trabajadoras –mediante el Control Obrero y Popular–, haga posible la aplicación práctica de los contenidos positivos de la LOTTT con base al principio constitucional de la progresividad de los derechos de las y los trabajadores, en tanto débil jurídico de la relación de trabajo.

Para nadie es un secreto que persiste –bajo el amparo de disímiles formas de conciliación y corrupción a todos los niveles en este Ministerio–, la vieja práctica de favorecer a la patronal tanto privada como pública en las controversias con las y los trabajadores. Prueba de ello es que las Inspectorías del Trabajo, supuestamente siguiendo lineamientos de sus superiores, nacionalmente le están dando curso a más de 18.000 calificaciones de despido solicitadas por la patronal, muchas de ellas en contra de dirigentes sindicales y Delegados/as de Prevención.

Por eso, hay que desnudar problemas concretos de fondo, como que el trabajo es un hecho social y como proceso (social) abarca: 1) la actividad del ser humano, dirigida a la producción de bienes y servicios; 2) el objeto de trabajo (la materia prima que nos proporciona la naturaleza); y, 3) los medios de trabajo con que el ser humano actúa sobre dicho objeto. En consecuencia, en el proceso de trabajo participan, por un lado, el trabajador en su condición de asalariado y productor directo de la riqueza material, y por el otro, el capitalista, dueño de los medios de producción y propietario final de la riqueza material producida por el trabajador.

Por ende, en una sociedad capitalista –como la que todavía existe en Venezuela–, un planteamiento como el enunciado “Proceso Social de Trabajo”, en realidad lo que significa es preservar y reproducir las condiciones de explotación del trabajo asalariado, y no su superación revolucionaria a través de la lucha de clases.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s