Debate abierto por una educación popular y de calidad


La educación liberadora debe ser una bandera del movimiento popular para la transformación revolucionaria

NAC-educacion-IMAGCaracas, 16 ago. 2014, Tribuna Popular TP/Prensa JCV.- La Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte) fue escenario del II Encuentro por la Educación Popular, realizado del 1 al 3 de agosto, como punto culminante de la campaña nacional “Por una educación de calidad: de cara al país y al servicio del pueblo”.

Delegados de los Comités por la Educación Popular de Aragua, Anzoátegui, Caracas, Carabobo, Cojedes, Monagas, Portuguesa y Zulia discutieron sobre los principales problemas del modelo educativo venezolano y construyeron propuestas agrupadas en cuatro ejes: 1. Una educación al servicio de las necesidades del país y del pueblo; 2. Contenidos, métodos evaluativos y eficiencia en el proceso enseñanza-aprendizaje: el perfil del egresado que demanda el país; 3. Protagonismo y participación del estudiante en los planteles educativos; 4. Vinculación con el sub-sistema universitario y la actividad productiva.

La instalación pública del Encuentro estuvo a cargo de Néstor Viloria, rector de la Unearte; Andrés Eloy Ruiz, Viceministro de Educación Superior; el profesor Eduardo Samán; y, Héctor Alejo Rodríguez, Secretario General de la Juventud Comunista de Venezuela (JCV).

El rector de esta casa de estudios definió la educación popular como aquella que permite formar pensamiento crítico, reflexivo, responsable y ético; mientras que el viceministro Ruiz precisó que la educación popular solamente puede concebirse como un derecho y no como un servicio.

Por su parte, el profesor Samán hizo una revisión crítica del concepto de “calidad educativa” en el marco del sistema capitalista, definió la calidad como el grado que un bien o servicio cumpla con un requisito determinado y recordó que dentro de las políticas económicas internacionales, la educación de calidad ha sido directamente vinculada a una educación estandarizada. Citó el caso de México, Chile y Colombia como paradigmas de la educación privatizada para cumplir precisamente con los requisitos de calidad direccionados desde el Banco Mundial.

El dirigente de la JCV, Héctor Alejo Rodríguez, recordó que dentro del sistema capitalista la educación cumple un doble papel: generar consenso para que los oprimidos acepten el modo de producción imperante y formar la fuerza de trabajo que reproduce las relaciones de producción vigentes.

Rodríguez insistió en la necesidad de que la educación liberadora sea una bandera del movimiento popular y que espacios como estos deben ser para la polémica y para el encuentro de las fuerzas de izquierda que apuestan a la transformación revolucionaria.

 

Al servicio de las mayorías oprimidas

Entre las actividades desarrolladas durante el Encuentro se llevó a cabo el Seminario titulado ¿Qué modelo de educación, para qué proyecto de país? a cargo de la filósofa Juliana Niño.

La profesora de la Universidad Bolivariana de Venezuela presentó tres problemas claves en torno al modelo educativo vigente: la relación entre teoría y práctica; la fragmentación entre producción lingüística y producción material; y, confundir el desarrollo y progreso de la educación con el incremente de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en los centros educativos.

Sobre el primer problema, Niño explicó que la división entre teoría y práctica “se expresa con fuerza en nuestras casas de estudio y liceos; seguimos formando profesionales al servicio del gran capital. Seguimos formando para la dominación”.

En lo referente a la escisión entre el lenguaje y la vida material, la profesora explicó que tal ruptura sienta las bases de “los procesos de alienación y cosificación de la conciencia social”.

Al revisar la relación entre calidad educativa y los avances tecnológicos, Niño aclaró que “la educación popular no pasa necesariamente por aumentar las TIC, sino por leer críticamente la realidad; en desarrollar una sensibilidad social frente a la injusticia y la desigualdad”.

“No podemos darle prioridad y considerar como objetivo único a las TIC, ya que ellas por sí solas no pueden solucionar los problemas sociales inherentes al capitalismo”, agregó.

Estos tres planteamientos fueron inscritos dentro de lo que la docente calificó como el “problema estructural”, a saber: “poner el conocimiento al servicio de las mayorías oprimidas; un conocimiento o una ciencia que oriente la acción revolucionaria”.

Anuncios

Un comentario en “Debate abierto por una educación popular y de calidad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s