Nacionales, Trabajadores/as

SIDOR: déficit de gerencia y de dirigencia sindical


sutiss-Sidor
Una dirigencia sindical que tiene a los trabajadores de Sidor sumidos en la confusión y, en terminos generales, actúa de manera reactiva y sin claridad política.

Caroní, 7 sep. 2014, Tribuna Popular TP.- La lucha por la Contratación Colectiva en la Siderúrgica del Orinoco “Alfredo Maneiro” (SIDOR), se ha constituido en una de las luchas más complejas en la no menos compleja historia de lucha por los derechos laborales en esa importante empresa ubicada en el estado Bolívar.

Luego de más de cuatro años de vencimiento de la Convención Colectiva y de intensos episodios de lucha de calle en las últimas semanas, el 14 de agosto el Gobierno nacional anunció, a primera hora de la mañana, la firma del Contrato tras un acuerdo con SUTISS, cuestión que provocó sorpresa inicial en propios y extraños por el ambiente del día previo y a que inclusive estaba convocada una marcha en exigencia de esta firma a primeras horas de la mañana.

Sin embargo, pocos minutos después del anuncio oficial, hecho por la ministra de Comunicación e Información, se comenzó a evidenciar que el panorama no era tan claro ya que a la reunión del “acuerdo” no habrían asistido ni José Luís Hernández, Presidente de SUTISS; ni Julio López, Secretario General; ni Leonardo Azocar, Secretario de Reclamos; y que dicho acuerdo sólo habría sido firmado por José Meléndez, Secretario de Organización del Sindicato y máximo dirigente de Alianza Sindical (una corriente dentro de SIDOR).

Aproximadamente una hora después del anuncio, en un asamblea en el portón 3 de la empresa, en concentración convocada para la marcha anunciada días antes, se dijo que ese anuncio no reflejaba la verdad ya que se estaban violentando los estatutos del sindicato que establecen que la Convención Colectiva sólo puede ser firmada por el Comité Ejecutivo en pleno o en su defecto por el Presidente, Secretario General y Secretario de Reclamos, y siempre ser aprobados los acuerdos en Asamblea de las y los trabajadores, y que ninguno de estos tres habían participado de la reunión la noche anterior de la que se desprendía el “anuncio” de la supuesta firma del Contrato.

Contradicciones

Este tema ha dado pie a informaciones contradictorias. Una de las primeras es que los máximos dirigentes de SUTISS –Hernández, López y Azocar– inicialmente dijeron que no habían sido invitados a la reunión con el alto gobierno, pero días después aseveraron haber sido convocados pero que decidieron no asistir por “razones de seguridad”; esto ha generado cierta suspicacia en el trabajador siderúrgico.

Otra de las cuestiones develadas es que no fue únicamente José Meléndez el dirigente de SUTISS firmante del acuerdo, sino que en dicha reunión estaban otros miembros del Comité Ejecutivo y vocales del Sindicato.

A partir de ese momento y hasta la fecha, en el trabajador de base de la empresa reina la confusión en cuanto a este tema, especialmente porque luego de este anuncio oficial y de ser denunciada nacional e internacionalmente por Hernández, López y Azocar la “violación” de los estatutos y de la autonomía sindical, se radicalizaron acciones y declaraciones que sorpresivamente desembocaron en la reanudación de operaciones productivas en la planta el lunes 19 de agosto luego de una reunión del Comité Ejecutivo en pleno con el ministro de Industrias, José David Cabello.

Ese día, en asamblea en el portón de la empresa, el presidente de SUTISS dejó entrever la posibilidad de un acuerdo en horas de la tarde en una reunión prevista con el ministro, tras la cual todo el Comité Ejecutivo acompañó al arranque de las plantas operativas, lo que daba a entender que el acuerdo había sido alcanzado. Pero, días después, estos mismos dirigentes anunciaron que no había ningún acuerdo y que el arranque de la planta fue sólo “una táctica política”.

Incertidumbre

Hasta hoy SIDOR, continúa en recuperación operativa con los trabajadores en labor normal y recibiendo importantes insumos y materiales para la producción según un cronograma de atención diseñado por el Gobierno nacional, que incluye el desembolso, ya hecho, de un porcentaje del anticipo acordado la noche del 14 de agosto por el retraso en la firma del contrato.

La confusión reina hasta tal punto que nadie podría decir a ciencia cierta cuál es el estado actual del Contrato Colectivo de SIDOR. José Meléndez dice que parte de lo finalmente acordado incluye un aumento de 170 bolívares diarios y una bonificación de 240 mil bolívares por los años de retraso (con 40 mil bolívares previamente abonados), mientras que la “otra parte” del Sindicato insiste no sólo en desconocer esta “firma” sino en denunciar que presuntamente se habrían desmejorado cláusulas acordadas meses antes en el proceso de discusión y que han acudido a la OIT a denunciar este caso.

Bajo esta incertidumbre el trabajador siderúrgico continua fortaleciéndose en la conciencia y necesidad de la organización, en conocer qué nuevos modelos de gestión e incluso económicos implica atender la producción en todos sus aspectos, pero también en arreciar en la denuncia a las desacertadas directrices gerenciales y a una dirigencia sindical que en términos generales actúa de manera reactiva y sin claridad política.

Fuente: Tribuna Popular Nº 242.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s