Caídas de los Mercados Mundiales


Tribuna Popular 2.950
Tribuna Popular 2.950

Tendencias actuales del capitalismo global

Por: Fernando Arribas García. Especial para TP

Miembro del Comité Central del PCV

Tribuna Popular TP.- Continúa acumulándose evidencia de que podríamos encontrarnos a las puertas de una nueva crisis cíclica global. El proceso de desaceleración de la economía mundial incluso parece haberse acentuado desde que hicimos esta advertencia hace un par de ediciones (ver TP #2.948): en las últimas semanas, además de la devaluación defensiva de la moneda de China, los crecientes temores de deflación en la zona Euro, la entrada oficial en recesión de Brasil y Canadá, y la profundización de la recesión en Rusia, ha habido una grave ola de inestabilidad y tendencia a la baja en todas las bolsas de valores del planeta.

También en semanas recientes, los precios de las materias primas, semi-elaboradas y energéticas (las mercancías llamadas commodities) han sufrido un severo golpe en los mercados internacionales: sólo del cierre de junio al de agosto, el índice de precios de las materias primas agroindustriales cayó 12%, el de los metales de uso industrial 10%, y el de los fósiles energéticos casi 23%.

Esta violenta caída, sumada a la tendencia general a la baja que han mostrado los precios de esas mercancías en el último año, resulta en una depreciación de 19%, 29% y 51% respectivamente para esas tres categorías principales de commodities, como ilustra el gráfico anexo.

Históricamente, las caídas sostenidas y generalizadas de precios de los insumos industriales y los fósiles energéticos suelen ocurrir hacia la fase final (crisis) de los ciclos como efecto de la sobre-producción relativa en las diversas ramas y esferas de la economía que se ha venido acumulado a lo largo de las anteriores fases (auge y estabilización): al caer la demanda de productos terminados y aumentar las existencias de mercancías que no encuentran comprador solvente, se dispara una reacción en cadena hacia la desaceleración de la producción de nuevas mercancías y por lo tanto hacia la caída de la demanda de energía y materias primas; esto a su vez ralentiza y restringe la circulación global del dinero, lo que resulta en una reducción todavía mayor de la demanda solvente de productos terminados. Se establece así un círculo vicioso cuyo resultado es una recesión económica mundial.

 

Venezuela y las commodities

En lo que atañe a Venezuela, esta dinámica se traduce en el debilitamiento de los precios del petróleo crudo, mercancía que representa cerca de 97% de las exportaciones de nuestro país, con efectos devastadores para la economía nacional. Eso fue lo que ocurrió a partir del segundo semestre de 2008 durante la más reciente recesión mundial, cuando el precio promedio del barril de crudo cayó más de 60% y provocó una crisis presupuestaria a principios de 2009 y una contracción de la economía nacional de un 6% en seis trimestres.

Desde hace ya varios años (ver TP #216: http://www.issuu.com/tribuna_popular/docs/tp_216/28), hemos alertado que tal situación podría presentarse de nuevo alrededor de 2015.

Si bien estas caídas cíclicas de los precios de las commodities tienen efectos análogos en muchos otros países del mundo que son exportadores de alguno de tales rubros, muy pocos entre ellos son tan vulnerables como el nuestro a estos vaivenes, y ciertamente ninguno entre nuestros pares sudamericanos.

Aunque casi todos nuestros vecinos dependen en buena medida de la exportación de una commodity principal, todos tienen economías mucho más diversificadas que la nuestra y sufren por lo tanto en menor medida los efectos de estas caídas de precios: por ejemplo, los metales representan alrededor de 60% de las exportaciones de Perú y 55% de las de Chile; el petróleo aporta algo más de 50% de las de Colombia y un 45% de las de Ecuador; las materias agro-alimentarias hasta un 35% de las de Argentina.

Esto coloca a Venezuela en una posición particularmente comprometida de cara a los muy probables deterioros adicionales del precio del crudo que podrían producirse en los próximos meses: con la plena reincorporación de Irán al mercado mundial, los cambios estructurales que vienen ocurriendo en el mercado energético, y la perspectiva de una recesión global en puertas, no es imposible que el precio del crudo llegue a caer por debajo de los 30 US$ por barril.

Y el tiempo para tomar las medidas preventivas que sugeríamos hacia el final de nuestro anterior artículo parece estar acabándose, incluso más rápidamente de lo que vislumbrábamos entonces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s