Carlos Aponte, ejemplo internacionalista


Carlos Apontes, internacionalista comunista
Carlos Apontes, internacionalista comunista

Por: Claudia Herrera Sirgo. Especial para TP

Nuestro camarada Lenin afirmaba: “es preciso soñar, pero con la condición de creer en nuestros sueños. De examinar con atención la vida real, de confrontar nuestra observación con nuestros sueños, y de realizar escrupulosamente nuestra fantasía”; y Carlos Aponte Hernández fue un ejemplo de esto.

Caraqueño nacido en La Pastora, el 4 de noviembre de 1900. Sus inquietudes políticas iniciaron en la adolescencia con un intento fracasado de asaltar un puesto policial para hacerse de las arnas a favor de las luchas antigomecistas. Junto a Marcial Azuaje es apresado por una delación (1923). Posteriormente viaja a Cuba, activando en la Liga Antiimperialista, lo que al poco tiempo le genera la expulsión de la isla acusado de comunista, partiendo hacia México, EEUU, Curazao y Trinidad.

Desde México se traslada a Nicaragua, donde formó parte del Ejército Antiimperialista y Defensor de la Soberanía Nacional, bajo las insignes órdenes de Augusto César Sandino, alcanzando grado de Teniente Coronel. El asesinato de Sandino (1934) origina su retorno a Cuba, uniéndose a la estructura de Joven Cuba dirigida por Antonio Guiteras en la lucha contra la tiranía entreguista de Batista-Caffery-Mendieta.

Mientras se organiza la guerra revolucionaria, Guiteras preveía formar expediciones desde México para unirse a los comandos urbanos. En la desembocadura del Río Canímar pretendían partir clandestinamente en el Yate Amalia para armar dicha empresa. Aponte y Guiteras caen en combate asimétrico con las fuerzas del régimen que les tenían rodeados, en el Fortín español El Morrillo (Matanzas, 8-5-1935).

Relata Vicente Feliú: “Esa noche mi abuela paterna Ignacia López Pineda, junto a Mario Argenter, eminente músico matancero y amigo especial de la familia, tocaron para Aponte a petición suya La Polonesa de Chopin a cuatro manos en el piano, brindaron y mi abuelo el juez Santiago Feliú Silvestre le regaló a Aponte su revólver, con el que caería combatiendo al día siguiente junto a Guiteras”. En su honor escribió el tema “Homenaje a Antonio Guiteras” que derivó en “Si canto a los muertos”, dedicada a Carlos Aponte y el poema “Los Héroes” que se convertiría al pasar de los años en el tema “Sueño del Héroe”.

Tenía claro que rendirse no era una opción: “–Compay, antes de rendirnos nos morimos”, dijo Aponte a Guiteras, “–¡Nos morimos!” respondió Guiteras. Mueren al alba, y son enterrados en silencio y sin más compañía que la de la madre y novia de Guiteras, sin flores ni honores y en modestos ataúdes.

Como decía el Che: “Me siento tan patriota de Latinoamérica, de cualquier país de Latinoamérica, como el que más y, en el momento en que fuera necesario, estaría dispuesto a entregar mi vida por la liberación de cualquiera de los países de Latinoamérica, sin pedirle nada a nadie, sin exigir nada, sin explotar a nadie”. Así entregaron sus vidas Aponte y Guiteras, símbolos eternos de la histórica unidad latinoamericana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s