Los comunistas y el parlamento (I)


comunistas-y-parlamento-1-IMAGPor: Carlos Ojeda Falcón. Especial para TP

Las y los comunistas concebimos, organizamos y realizamos el trabajo parlamentario en la más estrecha vinculación con el movimiento de masas.

Dentro de esta vinculación, por nuestro carácter revolucionario de clase, jerarquizamos en nuestro activismo político la relación con las y los trabajadores de la ciudad y el campo, y en general con el movimiento popular revolucionario.

De esta manera, concebimos la actividad parlamentaria como una de las formas legales de lucha, subordinada totalmente a las necesidades del movimiento revolucionario en la lucha por el poder.

Para orientar nuestro trabajo en los espacios parlamentarios (concejales, legisladores regionales y diputados nacionales), las y los comunistas partimos del análisis concreto de la caracterización que tenemos del momento político y del desarrollo de la lucha de clases en la presente etapa.

Para, de esta forma, crear las condiciones que nos permitan relacionar dialécticamente las posibilidades que nos ofrecen los órganos parlamentarios del poder instituido (Concejos Municipales, Consejos Legislativos Estadales y Asamblea Nacional) en los que actuamos.

Todo esto relievando las aspiraciones y necesidades existentes en los diferentes sectores sociales (trabajadores, campesinos, mujeres, jóvenes, estudiantes, profesionales y técnicos, etc), en estrecha articulación con las instancias orgánicas del Partido.

Esta dinámica de trabajo permite luchar por respuestas a las necesidades concretas de los justos reclamos y exigencias sociales de carácter reivindicativo, y, simultáneamente, ganar lo más avanzado de estos sectores sociales para la lucha por el Socialismo y la superación definitiva de la sociedad despótica de explotación capitalista existente aún en nuestro país.

De allí que el proceso de selección en el PCV de los cuadros que van a cumplir responsabilidades en el parlamento, pasa por un minucioso análisis interno, que comprende la evaluación de las capacidades y desarrollo integral del cuadro y su vinculación, ascendencia y liderazgo en el movimiento de masas.

Asimismo, la indispensable condición ética y moral expresada en una insobornable conducta en la defensa intransigente de los intereses de las y los trabajadores, así como de la soberanía y plena independencia nacional frente al imperialismo.

Por eso y mucho más, el PCV es reconocido legítimamente como ¡La fuerza del pueblo trabajador!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s