Voto consciente y revolucionario por el PCV


 

Vota Gallo Rojo
Vota Gallo Rojo

Por: Edgar Meléndez. Especial para TP

Las elecciones parlamentarias de este año se desarrollan en un contexto que el PCV no ha dudado en caracterizar como una expresión de la agudización de la lucha de clases en nuestro país.

Actualmente, esa lucha –por las actuales características económicas, sociales y políticas–, se expresa principalmente como contradicción concreta entre pro-imperialistas y antiimperialistas; entre quienes representan y defienden los intereses del gran capital transnacional asociado a la burguesía criolla y quienes –desde muy diversas concepciones– abrazan un proyecto de desarrollo soberano e independiente aún por conquistar.

Con el marco de esta confrontación, nuestro pueblo está sometido a muy difíciles condiciones de vida, producto de debilidades que el proyecto bolivariano ha tenido en la transformación revolucionaria del modelo económico nacional y a la acción desestabilizadora de la derecha en su afán de retomar el control de la renta petrolera de la que ha parasitado toda su vida. Sin embargo, más allá de legítimas preocupaciones o molestias con la gestión de gobierno en sus distintos niveles, las y los venezolanos no podemos dejar que “el árbol no nos deje ver el bosque”.

Por eso, el PCV –siguiendo la línea trazada por el 14º Congreso (2011) y reafirmada en la 12ª (2013) y 13ª Conferencia Nacional (2014)–, no sólo es uno de los más entusiastas impulsores de la alianza antiimperialista expresada en el Gran Polo Patriótico «Simón Bolívar» (GPP-SB), sino que además apunta a la construcción de una nueva correlación de fuerzas con hegemonía obrera-campesina-popular revolucionaria, con iniciativas como el Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora y el Bloque Popular Revolucionario; para la derrota definitiva del gran capital transnacional y la profundización revolucionaria del proceso bolivariano hacia el objetivo socialista.

En esta lucha electoral, como parte de las distintas formas de lucha, continúan enfrentados dos modelos de país, por lo que nadie puede declararse pasivo observador o inocente participante. La derecha venezolana, representante política de los más oscuros intereses antipopulares, con mayoría en la Asamblea Nacional (AN) constituye una amenaza enorme de regresión de las conquistas políticas y sociales alcanzadas en estos años.

De ahí que debamos garantizar una contundente victorial popular el próximo 6D votando por el GPP-SB, con la certeza de que los votos en la tarjeta del Gallo Rojo son de respaldo al avance de las fuerzas clasistas revolucionarias y a sus propuestas populares.

Cada voto por el PCV es expresión de resistencia y repudio a la derecha nacional, pero también un mensaje muy claro y con urgencia para la corrección revolucionaria de las fallas y omisiones que vienen sirviendo a los malsanos planes de la derecha apátrida.

La acción política de las y los comunistas busca generar conciencia de que en la derecha no está el camino de la liberación del pueblo, sino en la consolidación de un rumbo revolucionario en el que la clase obrera y el pueblo trabajador sean la vanguardia rectora para la construcción del Poder Popular y el Socialismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s