El imperialismo y la guerra mundial del agua


Por: Enrique García Rojas. Especial para TP

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) pronostica que para el 2025 un tercio de la población mundial del planeta vivirá en países o regiones con falta absoluta de agua dulce, mientras los otros dos tercios padecerán grave escasez.

Las potencias imperialistas quieren prevenir el verse afectados por la carencia del vital líquido. En el caso gringo, existe el probado riesgo de que los Lagos Mead y Powell, que son las reservas más grandes de EEUU y recurso hídrico fundamental para millones de personas en el sudoeste del país, se lleguen a secar para el año 2021, situación igual del acuífero de Ollagala en Dakota del Sur.

El presidente Obama y sus socios europeos, al ver contrariado su “derecho al agua”, no para saciar la sed humana sino la supervivencia de las grandes transnacionales, decidieron actuar. Por ejemplo, la Coca-Cola y otras transnacionales de bebidas gaseosas y cervezas deben satisfacer su sed, interesadas en agua dulce porque es materia prima para su negocio.

La burguesía mundial se ha dado cuenta de que las reservas de petróleo son seguras, al menos para un siglo. Es el agua, indispensable y urgente para calmar la sed occidental, otro motivo para asesinar a Gadafi y controlar Libia que tiene bajo su superficie la mayor reserva de agua dulce del planeta concentrada en cinco acuíferos más grandes que la superficie de Venezuela. Gadafi sacó a la superficie ese mar de agua dulce considerado como la octava maravilla del mundo, el río hecho por el hombre, de cuya existencia poco se conocía y que podía dar agua a toda África. Pero, la codicia yanqui y europea cambió su destino. En el futuro construirían tuberías para robar el agua y cruzar el Mediterráneo hacia Europa.

En Sudamérica, el gobierno gringo tiene puesto su interés en otra reserva de agua más cercana que la del Sahara en Libia, situada en su llamado “patio trasero”: el acuífero guaraní, en la triple frontera de Argentina, Brasil y Paraguay, donde se encuentran miles de kilómetros cúbicos almacenados desde hace veinte mil años. Para esta dominación acuífera, EEUU pidió a la OEA la formación de una fuerza militar combinada entre Argentina, Brasil, Paraguay y EEUU, para controlar la triple frontera y protegerla con el ridículo argumento del terrorismo islámico.

En conclusión, el agua potable pasa a ser también un objetivo estratégico para las ambiciones gringas, han puesto su atención en las zonas que tienen grandes reservas del preciado líquido, el agua se vuelve una empresa del gobierno gringo y su doctrina imperialista. Las guerras del siglo XXI por el agua, ya comenzaron.

Anuncios

Un pensamiento en “El imperialismo y la guerra mundial del agua”

  1. Excelente e importante artículo, sugiero darle mayor circulación para que más personas tomen conciencia de lo importante que es el AGUA DULCE para la Vida Humana en nuestro Planeta. Es un hecho que el Imperio quiere apoderarse de todos los acuíferos de América Latina, por esa razón serán las futuras Guerras.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s