¿Quién es quién en el gabinete de Trump? (I)


Radiografía de la “nueva” administración de la Casa Blanca

Por: Departamento de Política Internacional del PCV

Especial para TP

Desde la controvertida elección de Donald Trump a principios de noviembre, el proceso de selección y confirmación del gabinete del nuevo presidente ha despertado gran interés en todo el mundo. Ha sido y continúa siendo un proceso lleno de controversias, avances y retrocesos y dificultades diversas, que han puesto en evidencia la disputa entre distintas facciones de la clase burguesa gobernante por obtener el control de ciertas oficinas gubernamentales claves.

De hecho, para el momento en que Trump tomó posesión oficial de la Oficina Oval de la Casa Blanca el pasado 20 de enero, sólo dos de sus seleccionados habían sido aceptados por el Senado y estaban por lo tanto en condiciones legales para ocupar sus puestos de inmediato: el general John F. Kelly, nuevo jefe del Departamento de Seguridad Nacional, y el general James M. Mattis, nuevo Secretario de Defensa. Esto contrasta con lo ocurrido en el pasado reciente con otros presidentes de EE.UU., quienes para semejante momento ya tenían garantizada la confirmación senatorial de la casi totalidad de sus gabinetes.

La controversia ha sido avivada por el método poco ortodoxo utilizado por el propio Trump desde su elección para anunciar sus nombramientos y otras decisiones a través de «tweets» y filtraciones de información, y ha sido agravada aún más por la lucha feroz entre republicanos y demócratas de diversas afiliaciones, que ha dado lugar a subterfugios, acusaciones mutuas, escándalos repentinos y exposiciones personales de hechos sucios del pasado.

Un hecho es incontestable: los nominados son abrumadoramente reaccionarios y multimillonarios. Es fácil determinar que el gabinete de Trump es ya, aun cuando todavía faltan algunos cargos claves por llenar, el más rico de toda la historia de EE.UU. La suma de las fortunas personales de los seleccionados por Trump totaliza hasta ahora unos 15 millardos de dólares, una suma equivalente al PIB anual combinado de los 80 países más pobres del mundo, y esto no incluye la fortuna del propio presidente, que podría ascender a unos 4 millardos de dólares adicionales.

Asimismo, hay una fuerte presencia de militares de alta jerarquía, de personas de extracción europea (‘blancos’) y de hombres, en proporciones mucho mayores que en gobiernos anteriores. Apenas se cuentan entre sus filas dos mujeres, una de ellas de origen asiático, y un afroamericano, también ellos miembros de la élite multimillonaria.

Las Secretarías que supervisan la educación pública, la atención de la salud, la vivienda y la protección del medio ambiente, han quedado en manos de las personas menos adecuadas para garantizar y profundizar los avances obtenidos por el pueblo estadounidense en estas áreas a lo largo de los últimos cincuenta años: se trata de individuos que se proponen desmantelar y destruir tales logros, y que lo han reconocido así abiertamente.

Todos estos nombramientos confirman que estamos ante el inicio de una nueva etapa de guerra total contra el pueblo pobre y trabajador, y que el gobierno de Trump en realidad no tiene –pese a la retórica que empleó durante la campaña electoral– compromiso alguno con ningún segmento de la clase obrera. Esta situación puede provocar una nueva fase de lucha de clases militante desde las bases populares.

Breve prontuario

Hay que empezar revisando al vicepresidente Mike Pence, aunque no requiere nominación presidencial ni confirmación por el Senado ya que fue elegido en noviembre junto con Trump. Sustituiría temporalmente al presidente en caso de enfermedades o lesiones graves que lo incapaciten, y lo reemplazaría definitivamente en caso de faltas absolutas (muerte, renuncia, destitución). El vicepresidente es además el presidente del Senado, y tiene en sus manos el voto clave en caso de empate en esta cámara alta del Congreso. Hasta hace unos días, Pence era gobernador de Indiana, y fue además diputado en el Congreso por este mismo estado durante 12 años desde 2001. Durante sus años en el Congreso, se distinguió por sus posiciones incluso más conservadoras y derechistas que las del presidente George W. Bush, y se opuso a toda legislación que extendiera los programas de protección y beneficios sociales en educación y salud. Como gobernador, ordenó varias veces recortes del gasto público, redujo el financiamiento a las escuelas y universidades del estado, se opuso a la regulación ambiental que obstaculiza la expansión de las corporaciones del carbón, y promovió iniciativas contra los derechos reproductivos de las mujeres y contra las minorías sexuales. Ante la creciente posibilidad de que Trump pueda ser destituido, muchos observadores predicen que Pence podría ser uno de los más importantes vicepresidentes de la historia de EE.UU.

Rex Tillerson, Secretario de Estado: Fue Director General de Exxon-Mobil. Tiene inversiones multimillonarias en Oriente Medio, Rusia, China, Venezuela y otros países. Se le señala como «amigo de Putin». Acordó para la Exxon-Mobil la cooperación con empresas petroleras rusas por millardos de dólares. Se ha opuesto a las sanciones contra Rusia, lo que ha despertado sospechas en vista de sus vínculos con la compañía petrolera rusa Neftegas y sus actividades en el Mar Caspio. Niega el cambio climático pese a la evidencia científica al respecto, defiende los intereses de la industria petrolera, y es enemigo del medio ambiente y del desarrollo de las fuentes energéticas renovables. Su nombre ha sido mencionado en conexión con varios casos que podrían estar vinculados al escándalo financiero internacional conocido como «Panama Papers».

Ryan Zinke, Secretario del Interior: Fue miembro de la unidad de élite militar Navy Seals por 23 años; se retiró del servicio militar con el grado de Comandante. Es diputado en el Congreso desde 2015, donde se opuso a la Ley de Salud a Bajo Costo (el llamado «Obamacare»), y continúa proponiendo su revocación en favor de un mayor grado de privatización de los servicios médicos. Fue hasta hace unos meses miembro de la junta directiva de la empresa de servicios petroleros QS Energy, y votó reiteradamente en el Congreso en contra de leyes de protección ambiental que habrían dañado sus intereses económicos. Hasta el momento de escribir esta nota, su designación no había recibido confirmación definitiva por el Senado.

General James Mattis, Secretario de Defensa: Tiene en el Pentágono el sobrenombre de «Mad Dog» (Perro Rabioso). Es considerado un militarista extremista; fue comandante de tropas en Irak y Afganistán, y luego Comandante en Jefe del Comando Central para el cercano y medio Oriente. Miembro hasta hace días de las juntas directivas de las corporaciones de tecnología militar y aeroespacial General Dynamics y Theranos. Declarado enemigo de Rusia e Irán, y fuerte crítico de China, propone el fortalecimiento de las fuerzas armadas. Su nombramiento era impedido por las disposiciones de la Ley de Seguridad Nacional, pero el Congreso dominado por los republicanos aprobó una ley especial para autorizar su designación.

Steven Mnuchin, Secretario del Tesoro: Trabajó en la gigante financiera Goldman Sachs durante 17 años, y alcanzó a ser su vicepresidente ejecutivo. Hasta 2015 fue el principal accionista del banco OneWest, el cual fue objeto de investigaciones gubernamentales por prácticas poco éticas de desalojo y desahucio de deudores hipotecarios durante la crisis de 2008-09. También ha tenido inversiones importantes en diversos estudios y empresas de producción cinematográfica. Entre sus metas como Secretario del Tesoro se propone reducir el impuesto a las empresas de 30% a 15%, y desmantelar las regulaciones a las corporaciones financieras establecidas luego de la crisis de 2008-09. Su designación todavía no ha sido confirmada por el Senado.

Wilbur Ross, Secretario de Comercio: Inversor y financista especulativo, cuya especialidad ha sido la compra de compañías con dificultades financieras, para reestructurarlas y venderlas por medio de operaciones bursátiles. Fue por años Director General de N.M. Rothschild Inc., empresa en la que hizo la mayor parte de su fortuna por ese procedimiento. Ha sido socio de negocios de Trump, y mantuvo hasta hace poco diversas inversiones en industrias metalúrgicas, textiles y de minería; una de sus compañías mineras ha sido investigada por violaciones de seguridad laboral, incluyendo una explosión en una mina de carbón que en 2006 causó la muerte de doce trabajadores. Al igual que el propio Trump y la propuesta Secretaria de Educación, Elisabeth DeVos, se cuenta entre las 100 personas más ricas del planeta, con una fortuna personal de unos 3 mil millones de dólares. Su designación no ha sido confirmada.

Thomas Price, Secretario de Salud y Servicios Humanos: Diputado en el Congreso desde 2005. Se ha opuesto reiteradamente a la Ley Salud a Bajo Costo («Obamacare»); a diversas iniciativas de avance de los derechos de las mujeres, especialmente las relativas a derechos reproductivos; a regulaciones de defensa del medio ambiente, especialmente las que afectan a las corporaciones petroleras; al programa de asistencia a los deudores hipotecarios morosos; a la regulación de las corporaciones tabacaleras bajo la agencia federal de control de drogas (DEA); al retiro parcial de las tropas estadounidenses en Irak. Es miembro de la junta directiva de al menos dos corporaciones de biotecnología y farmacia. Su nombramiento ha encontrado resistencia tanto por este último hecho como por su firme posición a favor del aumento de la privatización de los servicios de salud que él dirigiría, y no ha sido confirmado por el Senado.

Andrew Puzder, Secretario del Trabajo: Abogado reconocido como uno de los más importantes activistas contra los derechos reproductivos de las mujeres; fue investigado por abuso y violencia doméstica contra su primera esposa. Hasta diciembre, fue presidente ejecutivo de la corporación de comida rápida CKE. Ha sido un crítico asiduo de los sindicatos, y proponente de la desregulación laboral. Se opone al aumento del salario mínimo federal y al establecimiento del pago doble por horas extra; es favorable a una política inmigratoria menos estricta que la que propone Trump, por los efectos que la inmigración tiene sobre el abaratamiento de los costos laborales. No ha sido confirmado.

Jefferson Sessions, Fiscal General: Senador republicano, proponente de las más despiadadas políticas contra la inmigración. Como fiscal distrital en la década de 1980, protegió por omisión a miembros del Ku Klux Klan que habían asesinado a un joven afroamericano, pero se ensañó contra activistas que defendían los derechos electorales de las comunidades afroamericanas. Debido a su historial racista, el Senado rechazó en 1986 su postulación por el presidente Reagan para el cargo de juez de Distrito. Como fiscal general de Alabama en los años 90, demostró una vez más ser enemigo de las minorías raciales y sexuales. Es un defensor racista del encarcelamiento masivo, con la excusa de combatir las drogas adictivas; se opone a la nacionalización de inmigrantes, al aborto, al apoyo médico a los veteranos de guerra, al control de armamentos, y a la regulación de protección del ambiente. Su nominación por Trump ha sido especialmente polémica, y se espera un duro debate en el Senado. De ser confirmado, tendrá bajo su control el Departamento de Justicia, con unos 110.000 empleados y un presupuesto anual de 27 mil millones de dólares, incluyendo el FBI (policía federal de investigaciones), la DEA y la ATF (agencia federal de control de alcohol, tabaco, armas y explosivos).

Elaine Chao, Secretaria de Transporte: Una de las dos mujeres propuestas; fue Secretaria de Trabajo en el gobierno de G.W. Bush, cuando se destacó por sus políticas contrarias a la regulación de las condiciones de salud y seguridad laboral. Durante este período, y debido al relajamiento de las inspecciones por la OSHA (agencia federal de salud y seguridad laboral, dependiente de la Secretaría que Chao dirigía) se produjo la fatal explosión en la mina propiedad de Wilbur Ross, su nuevo compañero de gabinete. Hasta enero, ha sido miembro de las juntas directivas del banco Wells-Fargo, de la transnacional agroalimentaria Dole Food Corp., y de la corporación mediática News Corp. a la que pertenecen la cadena FOX y el Wall Street Journal, entre otros. Carece de experiencia alguna en el área de transporte; es conocida por su activismo anticomunista tanto en contra de China, país de origen de sus padres, como de varios países de la antigua Unión Soviética. Su nombramiento no ha sido confirmado.

Benjamin «Ben» Carson, Secretario de Vivienda: Con una fortuna de unos 30 millones de dólares, es uno de los menos ricos entre los nominados por Trump, además de ser el único afroamericano. Es médico, un renombrado neurocirujano, psicólogo y psiquiatra. Miembro de la secta de los adventistas, es famoso por su fanatismo religioso y sus posiciones controversiales en contra de los derechos reproductivos de las mujeres; también debido a sus creencias, se opone a la teoría de la evolución y al concepto de calentamiento global como resultado de las actividades humanas, lo que, pese a su prestigio médico, lo ha hecho objeto de burlas en la comunidad científica. Es contrario a la regulación de las corporaciones financieras, a los impuestos a las corporaciones y en general a toda forma de tributación progresiva, a la extensión de la seguridad social, a la educación pública y al aumento del salario mínimo federal. Carece de experiencia alguna en el área de vivienda, pero ha afirmado que la construcción de viviendas públicas, al igual que toda otra forma de política de protección y bienestar social, es «comunista» y debe cesar. No ha sido confirmado por el Senado.

Rick Perry, Secretario de Energía: Fue vicegobernador de Texas durante la gestión de G.W. Bush, y se convirtió en gobernador cuando éste renunció al cargo tras ser elegido presidente; mantuvo el cargo hasta 2015. Como el propio Bush, estuvo involucrado en su juventud en incidentes de abuso de alcohol; y también como él, ha sido empresario en la industria petrolera, la principal del estado texano; es hasta ahora miembro de la junta directiva de Energy Transfer Partners, empresa propietaria de una de las mayores redes de oleoductos y gasoductos del país. Tal hecho constituye un grave conflicto de intereses, puesto que esta empresa es la dueña y operadora de los controversiales oleoductos Keystone y Dakota Access, actualmente en construcción pese a la resistencia de diversas comunidades y colectivos. En 2011, afirmó durante un debate televisado que si fuera presidente eliminaría las Secretarías de Comercio, Educación y Energía, por considerar dañina su actividad reguladora; ahora Perry, quien cuestiona la validez de la evidencia científica acerca del calentamiento global y la contaminación ambiental, podría llegar a dirigir la Secretaría que propuso eliminar. Se espera un difícil debate en el Senado antes de su confirmación, que podría ser negada.

Elisabeth «Betsy» DeVos, Secretaria de Educación: La segunda mujer propuesta por Trump. Su esposo se cuenta entre las 100 personas más ricas del planeta, con una fortuna personal de más de 5 mil millones dólares; además, es heredera de la fortuna de su padre, quien fue dueño-fundador de la corporación Johnson Controls, una gran fabricante de partes automotrices y electrónicas; «Betsy» es en este sentido la «peso pesado» del gabinete, más rica que el propio presidente. La familia es propietaria de la transnacional Amway, de la cadena hotelera internacional Alticor, y de varios equipos deportivos profesionales. Su hermano es fundador de la empresa de mercenarios Blackwater USA, cuyos empleados cometieron crímenes y violaciones de DDHH en Irak. «Betsy» es una poderosa dirigente del Partido Republicano, y se enfrentó duramente a Trump durante la campaña electoral, llamándolo un «intruso»; su inclusión en el gabinete representa el acuerdo pragmático entre Trump y el aparato partidista después de la victoria electoral de noviembre. Ha manifestado en reiteradas oportunidades su oposición a la educación pública, a la que considera un intento de monopolización por el Estado de un «mercado» que debería ser abierto a la libre competencia. En este sentido, comparte las opiniones de Perry, su compañero de gabinete, y, de ser confirmada, podría llegar a dirigir como éste un departamento que desea eliminar.

General John Kelly, Secretario de Seguridad Nacional: Hasta hace unos días fue Comandante del Comando Sur, unidad responsable de las operaciones militares de EE.UU. en Latinoamérica y el Caribe; antes había sido Comandante General de la Fuerza Multinacional en Irak. Fue responsable de la formación de la milicia sunita Anbar Awakening, que dio origen al autodenominado Estado Islámico. Se recuerdan sus actuaciones y declaraciones agresivas contra Venezuela, PetroCaribe y el ALBA. Es considerado un militarista extremista, incluso según los estándares del Pentágono. Sólo él y el también general James Mattis lograron obtener la confirmación de sus nombramientos en el gabinete de Trump el propio 20 de enero. Como Secretario de Seguridad Nacional (Homeland Security), está en control de unos 240.000 empleados, el tercer Departamento más grande que incluye a ICE (agencia federal de inmigración y aduanas) para desarrollar tareas que comparte con los Departamentos del Interior y de Justicia. Sus responsabilidades incluyen la lucha contra la oposición política, el terrorismo, el contrabando de drogas, y la inmigración ilegal, específicamente en la frontera mexicana. Kelly se hay manifestado en contra del cierre de la cárcel ilegal de Guantánamo, y a favor de la aplicación a prisioneros de las formas de tortura llamadas «técnicas especiales de interrogación».

Anuncios

3 pensamientos en “¿Quién es quién en el gabinete de Trump? (I)”

  1. ESOS QUE HABLAN DE LA LIBERTAD Y LA DEMOCRACIA SON UNOS FALSANTES QUE MANIPULANDO LA INFORMACION MEDIATICA HACEN QUE EL MUNDO SE ARRODILLE A SUS PIES Y LE EXPLOTAN SAQUEAN Y ROBAN SUS RECURSOS ESO SON LOS GRINGOS

    Me gusta

  2. LOS NORTEÑOS SE LA DAN DE PAPAUPAS Y NO HAN PODIDO SOLVENTAR SUS PROBLEMAS INTERNOS LA VENTA DE ARMAS Y SU KUKLAN ESA SOCIEDAD TAN AVANZADA DEL PAIS MEJOR DEL MUNDO COMO SE EXPLICA ESE PODRIDUMBRE EXISTENTE QUE TAL

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s