LA AMENAZA LATENTE DEL FASCISMO


MARIANO VIVANCOS. Especial para TP

Militante en la Célula «Eduardo Gallegos Mancera» del PCV en Caracas

Las contradicciones económicas entre las potencias imperialistas, devenidas de su expansionismo a principios del siglo XX, constituyeron el origen de la I Guerra Mundial (1914-1919). En algunos países significó la caída de sus instituciones políticas, y los imperios-monarquías fueron los más afectados al desaparecer las mismas.

El fascismo nace en 1918/19, como reacción de la gran burguesía –especialmente la financiera y la industrial– al ascenso del movimiento obrero revolucionario europeo, en el marco de las consecuencias de la Guerra Mundial: crisis económica con la pérdida de beneficios en las grandes empresas y el temor capitalista a la proliferación del poder obrero que inició con la Revolución Bolchevique en Rusia (1917).

Los movimientos fascistas nacen con el apoyo y financiación de la burguesía, para garantizar la supervivencia de la sociedad capitalista y el mantenimiento de su “orden social” evitando la revolución proletaria y popular.

En el primer país que toma el poder es en Italia (1922), con Benito Mussolini como figura principal.

Esta ideología política totalitaria de extrema derecha se llamó fascismo en Italia, nazismo en Alemania, falangismo en España (sus mayores representantes), sin olvidar a Japón, pero también llegó al poder en Portugal, Austria, Bulgaria, Polonia y Hungría, y con fuerte presencia en Rumanía, Croacia, Gran Bretaña y Francia. En América Latina el caso más representativo fue la dictadura de Pinochet en Chile (1973-1990), así como en otras dictaduras del Cono Sur. En Venezuela, se encuentra en la génesis del partido Copei, y hoy en la esencia de Primero Justicia y Voluntad Popular.

Es un régimen eminentemente anticomunista –pretendiendo suprimir la lucha de clases–, pero también antidemocrático –oprimiendo a las amplias masas y sectores populares–. Crea las tres corporaciones de representación política: familia, religión y propiedad. Éstas reemplazan a los parlamentos y defienden los intereses de los grupos económicos, identificando sus intereses como los del Estado. Históricamente la Iglesia católica, el Ejército y los grandes empresarios cooperaron con ellos.

Algunas características para identificar al fascismo:

El totalitarismo, que establece que el individuo está completamente subordinado a los intereses del Estado. Nada debe estar por encima, fuera o contra el Estado. Los intereses entre las naciones están en constante conflicto.

El corporativismo, por el que los sindicatos están organizados conjuntamente por empresarios y trabajadores al tener los “mismos intereses”.

El expansionismo militar y la guerra, para obtener “espacio vital” arrancándolo a otros países, para construir su imperio mundial.

La aniquilación física de los comunistas.

El racismo y xenofia blanca como seres superiores y destinados a dominar a las razas inferiores, negros, gitanos, judíos, indígenas de cualquier país, etc.

Uso de simbología fascista. Falso nacionalismo. Sus jerarcas ni interpretan ni representan al pueblo.

Los partidos fascistas han contado con una base de masas conformada por la pequeña burguesía y el lumpenproletariado. Es el último recurso del capitalismo cuando la clase obrera está a punto de derrocarlo. Hoy en día es la esencia destilada del Imperialismo.

ITALIA FASCISTA

Benito Mussolini provenía del socialismo al que traicionó desviándose hacia el autoritarismo, convirtiéndose en un símbolo internacional del fascismo en el que el mismo Hitler basó su propia versión más criminal y terrorista, el nazismo (conocido también como «nacionalsocialismo»).

Mussolini obtuvo pocos escaños en las elecciones de 1919-21. Por este motivo decidió tomar el poder a la fuerza. Para ello utilizó masivas concentraciones que convergieron de distintas ciudades a Roma en la «Marcha con antorchas». El rey Víctor Manuel III le ofreció la formación del gobierno.

El fascismo italiano es de carácter radicalmente antidemocrático y anticomunista, a favor del militarismo y de un nacionalismo extremo, organizado en un sistema de extrema derecha jerárquico-autoritario.

El gobierno de Mussolini utilizó como método de dominación a la religión católica para afianzar su poderío. Así su lenguaje militar se iría entremezclando con el lenguaje religioso, a modo de ir persuadiendo a la población con la intención de lograr la dominación ideológica.

El Estado estaba dirigido de forma totalitaria y las libertades individuales se suprimieron. Sólo existía el partido fascista, por lo que no había elecciones libres. Cualquier oposición era reprimida con dureza y se controlaban férreamente la educación y los medios de información, con el fin de manejar la opinión pública. Se impuso un nacionalismo feroz y expansionista, que exigía la creación de un imperio colonial para Italia.

Se desarrolló el culto a la violencia y al militarismo, ya que no se pretendía convencer al contrario, sino eliminarlo por cualquier método. Se crearon grupos armados «squadristi» o «camisas negras» que aniquilaban a sus rivales políticos, los obreros e intelectuales y artistas de izquierda. Las huelgas estaban prohibidas. La abolición de los partidos y sindicatos clasistas favoreció a los patrones frente a los obreros.

Otras características del fascismo italiano:

– Control de medios de comunicación, por criterios gubernamentales; negación de libertad de prensa y de expresión pública;

– Miedo, propagar el temor popular para controlar psicológica y coercitivamente a la población;

– Poder, que se concentra en una sola persona, quien ostenta los a tres poderes;

– Racismo y supremacía de la raza blanca, no reconociendo la igualdad entre los seres humanos;

– Represión de cualquier idea contraria a la gubernamental, y restricciones absolutas para cualquier expresión que pretenda aunque sea mínimamente alterar el orden establecido;

– Corrupción; se gobierna con grupos de amigos, usando el poder gubernamental para protegerlos de la responsabilidad de rendir cuentas; siendo frecuente que los líderes gubernamentales se apropien y roben los recursos y tesoros nacionales;

– Inexistencia de Derechos humanos, persuadiendo al pueblo de que los DD.HH. deben ser ignorados, en algunos casos por “necesidad”, tendiendo a que se aprueben la tortura, ejecuciones sumariales, asesinatos, encarcelaciones, etc;

– Dominio masculino, ya que el poder sólo lo ejercían los hombres, con desprecio hacia las mujeres;

– Anti-marxismo; ya que la lucha de clases chocaba frontalmente con la ideología unificadora, nacionalista y totalitaria del fascismo.

ALEMANIA NAZI

En Alemania se proclama la República de Weimar en 1918. El Ejército le entrega el poder al Partido Socialista (con un discurso de apariencia marxista, pero una práctica que no cuestionaba las estructuras del Estado burgués).

En los años 20 se creó el Partido Nacionalsocialista Alemán del Trabajo, abreviado Partido Nazi, que inicialmente tenía entre sus referentes internacionales a la Italia Fascista de Mussolini.

La proclamación del Tercer Reich, el régimen totalitario encabezado por Adolf Hitler entre 1933-1945, fue responsable del inicio de la II Guerra Mundial y causante del holocausto que le costó a la humanidad más de 50 millones de vidas.

En las elecciones de 1932, el voto combinado de socialistas y comunistas fue mayor que el de los nazis, pero –a falta de una unión obrera– éstos tuvieron más representación.

En 1933 Hitler asumió el poder. Se centró en la implantación de un gobierno dictatorial, con ataques a la democracia, al comunismo, al parlamentarismo y judaísmo. Buscaron la abolición de las clases sociales, los partidos políticos fueron ilegalizados o se auto-disolvieron, sólo quedando el Partido Nazi.

Entre febrero y marzo del mismo año 33 suprimió al Partido Comunista. Aplastando toda verdadera oposición de izquierda, se formó la unión empresarios-nazis. El incendio del Reichstag (Parlamento) sirvió como pretexto no sólo para eliminar al Partido Comunista y al Socialista, sino para acabar con los derechos constitucionales y civiles. La iglesia católica pactó con los nazis.

Se creó un Estado policial bajo el control de las SS (Schutzstaffel, Escuadrón de Protección), inicialmente guardaespaldas de Hitler. Usaban camisas negras, formaban un grupo élite y actuaban como guardias de los campos de concentración. Las SS se convirtieron después de 1934 en el ejército privado del Partido Nazi. También estaba la Gestapo, cuyos policías no uniformados usaban métodos brutales para arrestar a oponentes.

La raza aria o indoeuropea era la única raza superior y era urgente limpiarla de toda sangre no aria, en especial de los judíos y combatir a los comunistas. Su base ideológica era la Sociedad Thule, grupo ocultista y racista de Múnich que financió al autodenominado Partido Obrero Alemán, más tarde transformado por Hitler en el Partido Nacionalsocialista.

Se inaugura el primer campo de concentración para los presos políticos, en su mayoría comunistas y socialistas. Después judíos y otras «razas inferiores». Se deshumaniza la muerte al convertirla en un procedimiento técnico del asesinato en cadena, impersonal y silencioso. Adoptó la estructura y los métodos de las fábricas, con la diferencia de que en vez de producir mercaderías, producían cadáveres. Los prisioneros no seleccionados para trabajar eran directamente exterminados, mediante fusilamientos en masa o las cámaras de gas.

La empresa Bayer era la que fabricaba el gas Zyklon B, utilizado en los campos de concentración. Uno de los jefes de laboratorio era Schrader, quien se refugió en Estados Unidos, que le otorgó impunidad por sus crímenes a cambio de poner sus conocimientos científicos al servicio de los gringos.

En Venezuela existen partidos fascistas dentro de la MUD que, con algunos matices, expresan los mismos valores que esos regímenes autócratas, criminales y segregacionistas. Debemos estudiar y aprender del pasado, para que el fascismo nunca más se imponga ni en nuestro país ni en ningún rincón de la tierra.

https://issuu.com/tribuna_popular/docs/tp_2980/16

https://issuu.com/tribuna_popular/docs/tp_2981/14

https://issuu.com/tribuna_popular/docs/tp_2982/14

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s