Presión de masas para que la ANC aplique medidas populares


Debe valorarse el momento político actual sin hegemonismo, sectarismo ni prepotencia

Tribuna Popular.- La realización exitosa de las elecciones de las y los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el pasado 30 de julio, así como la posterior instalación de la misma, el 4 de agosto, y el inicio de su funcionamiento, constituyen una contundente derrota a las pretensiones del imperialismo de caotizar el país y resquebrajar la institucionalidad venezolana.

Esta fue una de las conclusiones del 4º Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela (PCV), que se llevó a cabo el pasado 6 de agosto, y en el que, según informó Oscar Figuera, secretario general del PCV, se analizaron los nuevos escenarios que se desprenden del desarrollo del proceso constituyente.

Figuera, señaló que «esta es una victoria antiimperialista de todo el pueblo, no sólo del chavismo, pero puede ser efímera si la ANC sólo se queda en cambios de la superestructura política del país y si no es capaz de generar en lo inmediato un conjunto de medidas y actos constituyentes que ataquen problemas esenciales de nuestro pueblo».

Ante la política imperialista, que trazó la línea de que la violencia terrorista impidiera la elección de la ANC, el PCV valoró como positiva la celeridad con la que empezó a funcionar esta instancia constitucional, así como la conformación de la directiva de la ANC y la decisión de reestructurar el Ministerio Público.

En esos planes imperialistas para intentar deslegitimar de origen a la ANC, el PCV denunció que cumple un papel la postura asumida por los propietarios de la empresa Smartmatic.

Protagonismo obrero-popular

«El Comité Central acordó alertar a la ANC y a los constituyentes, para que mantengan ligazón con las masas, con el pueblo, y a asumir las propuestas genuinamente revolucionarias que emanan del movimiento obrero y sindical clasista y de las organizaciones populares», dio a conocer Figuera.

El máximo organismo de dirección colectiva del PCV –entre un Congreso y otro–, orientó las tareas inmediatas que desarrollará el activo militante comunista a través de todas sus estructuras, especialmente enfocadas a «profundizar los esfuerzos con las diversas expresiones del movimiento revolucionario, para impulsar la realización de asambleas populares constituyentes, a nivel territorial y sectorial».

Figuera explicó que la proyección es, desde el movimiento de masas, alimentar y ampliar las propuestas programáticas que se presentaron durante la campaña electoral, a fin de «llevarlas a la ANC para ser incorporadas en su agenda, pero, también, ejercer ante la ANC la presión de masas necesaria para lograr que en lo inmediato se apliquen esas propuestas como medidas y actos constituyentes».

«En el contexto de avanzar en la alianza obrero-campesina y popular, para la defensa irrestricta de los derechos del pueblo y con el objetivo de la profundización revolucionaria del proceso bolivariano, el PCV y otras organizaciones patrióticas lucharemos para que la ANC asuma e impulse políticas que trasciendan la institucionalidad administrativa del Estado y el gobierno, y tenga como eje central el protagonismo del control obrero-popular», enfatizó Figuera.

El dirigente comunista manifestó que «de manera urgente se precisa golpear el alto costo de la vida, la especulación, la corrupción y la inseguridad; rescatar los derechos de los trabajadores que han venido siendo conculcados, como es el caso de la estabilidad laboral, en que la ANC debe aprobar que se ejecuten todos los reenganches ordenados por Inspectorías del Trabajo y que no han sido acatados por la patronal pública y privada».

Paz con justicia social

«La ANC tiene la responsabilidad histórica de no decepcionar el mensaje que se expresó el 30 de julio, de condena generalizada a la intervención extranjera y a la violencia de la ultraderecha fascista al servicio del capital imperialista», reflexionó Figuera.

En criterio del PCV, hubo una amplia participación de los sectores populares y de las capas medias que se identifican con el proceso bolivariano, pero también participaron importantes sectores que no respaldan los planteamientos ni las políticas del proceso, incluso abiertamente de oposición; pero todos se expresaron en rechazo ante la violencia fascista y terrorista y frente a la amenaza de la intervención extranjera.

«Para esta reacción de unidad del pueblo venezolano, se contó con un importante papel del movimiento popular y las fuerzas revolucionarias; por lo que estamos convencidos de que la política de agresión del imperialismo, acompañada por la agresión de gobiernos oligárquicos y de derecha de América Latina, levantará y movilizará cada día con mayor fuerza al pueblo venezolano», puntualizó Figuera.

El planteamiento genérico de construir una sociedad de paz –aclaró el dirigente–, sólo podrá materializarse y ser duradera si es producto de la justicia social, «porque no es posible la verdadera paz en una sociedad controlada por los explotadores, porque la explotación es violencia de clase, violencia de una minoría contra las mayorías del pueblo, porque la pobreza es violencia de la sociedad capitalista contra amplias franjas del pueblo».

Presencia activa del pueblo

El PCV resaltó que la lectura de los resultados en la elección de la ANC, no debe ser de hegemonismo, de sectarismo, de prepotencia, sino de análisis crítico y autocrítico que valore correctamente el momento político actual y que lleve al conjunto de las fuerzas revolucionarias, populares, democráticas y progresistas, a construir de manera colectiva una propuesta de país que sirva para transformar profundamente la sociedad capitalista dependiente.

«La ANC es una oportunidad para profundizar el debate sobre lo que debe ser la nueva sociedad, una sociedad que no esté regida por los principios de la dominación y la explotación capitalista. Por eso, es necesario que la clase obrera y el pueblo trabajador eleven sus niveles de organización, de conciencia, de participación y protagonismo, para que puedan cumplir el papel de vanguardia que históricamente les corresponde en el proceso de cambios, a fin de darle a este nuevo ciclo de ofensiva popular un contenido de clase más definido y preciso, y un nuevo nivel de combatividad», amplió Figuera.

Para los comunistas, en palabras de Figuera, «la ANC tiene que contar con la presencia activa del pueblo, debatiendo y defendiendo sus propias propuestas. La ANC es un espacio en el que debe hacerse presente la presión de las masas, porque las masas deben movilizarse, deben hacer sentir sus reclamos, deben levantar sus banderas, deben llevar a la ANC sus propias propuestas, no sólo en cuanto a cambios a la Constitución, sino también en cuanto a actos constituyentes que signifiquen la defensa inmediata de los intereses y derechos del pueblo, de la clase obrera, del campesinado, de la intelectualidad, de la juventud, de los estudiantes y de las mujeres».

https://issuu.com/tribuna_popular/docs/tp_2982/9

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s