OLGA LUZARDO, UN SIGLO DE LUCES


A un año de su fallecimiento

PERFECTO ABREU NIEVES. Especial para TP

Secretario Nacional de Organización del PCV

Olga Luzardo, nacida en Paraguaipoa (Zulia) el 29 de febrero de 1916, tenía menos de dos años cuando triunfa la Revolución Bolchevique en la Rusia zarista. Este evento, cuyo desarrollo ocurrirá en paralelo con la vida de Olga, va a tener una influencia determinante en ella como referente de transformación social.

Desde muy joven, Olga se lanzó con avidez al mundo de la ciencia, y al mismo tiempo, con una indeclinable decisión de unir su vida a la causa de la emancipación social de nuestro país y del mundo, abrazó con conciencia de clase, lealtad y firmeza la consigna «¡Proletarios de todos los países, uníos!». Así fue durante toda su fructífera vida de poco más de un siglo.

Al sumarse, todavía adolescente, a las primeras células del Partido Comunista de Venezuela (PCV), convierte su existencia en una permanente acción de estudio, análisis, organización y lucha por la transformación revolucionaria de su Venezuela dominada y explotada por el sistema capitalista que envilece a las mayorías.

Forjadora de comunistas

En cumplimiento de la difícil tarea de formar militantes comunistas, Olga estuvo durante muchos años al frente de la dirección de la Escuela de Cuadros «Ho Chi Minh», hoy Escuela Nacional de Formación Ideológica «Olga Luzardo» del Comité Central del PCV.

Miles de militantes del Partido y de la Juventud Comunista, algunos de nosotros analfabetas, fuimos impactados por los avanzados conocimientos que recibíamos de Olga y de Pedro Ortega Díaz, Eduardo Gallegos Mancera y otros camaradas que cumplían la tarea de la formación político-ideológica en tan difíciles tiempos.

Veníamos de oscuros períodos de la historia, con gobiernos que no respetaban el estado de derecho, las libertades democráticas o los derechos humanos, que suspendían a discreción las garantías constitucionales y practicaban la desaparición forzada, el encarcelamiento sin sometimiento a juicio ni derecho a defensa, el secuestro político y la tortura, en muchos casos hasta la muerte.

En esos tiempos de «dispara primero y averigua después», Olga sobrevivió con entereza y valentía la prisión, la persecución, y las más crueles torturas y violaciones de sus derechos elementales.

Dignidad hecha mujer

Desempeñó a cabalidad diversas responsabilidades en el Partido; fue doctora en filosofía, periodista, escritora, profesora, dirigente de los primeros sindicatos petroleros y fundadora de las pioneras organizaciones de mujeres en el país; formó parte de la comisión fundadora de Tribuna Popular en 1948 y fue integrante por varios períodos del Comité Central del PCV y de su Buró Político.

Gracias a su rectitud y su vigilancia de las debilidades de la personalidad, Olga supo mantener un riguroso control sobre la egolatría y la soberbia, y jamás aceptó reconocimientos, honores o beneficios inmerecidos.

Fue, en suma, sencilla y humilde en su conducta personal, pero implacable en su condena a quienes traicionaban los intereses de la clase obrera, al Partido y los ideales del socialismo y del comunismo.

Sus cualidades éticas, su firmeza, su abnegación y su sólida formación, hacen de Olga una de las figuras cimeras de la historia del PCV, y más todavía, de todo el siglo XX venezolano. Por eso, al cumplirse este 19 de septiembre el primer aniversario de su fallecimiento, repetimos con orgullo:

¡Honor y gloria a nuestra camarada heroína Olga Luzardo!

https://issuu.com/tribuna_popular/docs/tp_2983/14

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s