ESCASEZ Y ALTOS PRECIOS DE MEDICAMENTOS


Caracas, 1 nov. 2017, Tribuna Popular TP.- La escasez y los altos precios de los medicamentos perjudican la salud y el ya bastante golpeado bolsillo del pueblo, sobre todo en el caso de los adultos mayores, jubilados y pensionados.

Prácticamente no hay local que se salve, tanto farmacias privadas como las dependientes del Estado. Particularmente grave y notorio es en los hospitales del Seguro Social y del Ministerio de Salud, así como en la red de Barrio Adentro, bien sea en los módulos o los CDI.

En cuanto a los precios, que se han disparado sin detenerse todavía, por ejemplo, una caja de Atorvastatina, para disminuir los niveles de colesterol y prevenir enfermedades cardiovasculares, cuesta 50 mil bolívares, que es más de 1/3 del salario mínimo y, sumando el «bono especial», es más de 1/4 de lo percibido por un pensionado al mes.

El Gobierno Nacional planteó, hace más de un mes, que conciliaría con el empresariado los precios de ciertos productos básicos, pero hasta la fecha no se han tomado ni ésta ni alguna otra medida de real contundencia para defender el poder adquisitivo del pueblo trabajador y su derecho a acceder a los medicamentos para las más básicas dolencias.

ANUNCIOS SIN SOLUCIONES

En más de una oportunidad, voceros del Gobierno han anunciado por los medios de comunicación la llegada de toneladas de medicinas a diferentes puertos de la nación, pero la realidad es que el problema persiste y cada día se agrava, costando ya, incluso, la vida de personas que no han encontrado o no han podido adquirir una medicina vital para su enfermedad o su tratamiento.

Esta situación incrementa el descontento en la población, sobre todo cuando no se cuenta con datos e informaciones oficiales sobre los fármacos e insumos producidos en el país y lo importado, así como las asignaciones de divisas que se aprueban para esto último.

Diversos sectores han hecho propuestas para atacar esta grave situación, a corto y mediano plazo, como regular los precios actuales y dejar de entregarle divisas a la burguesía comercial-importadora para que sean utilizados directamente por el Estado para, en lo inmediato, asegurar las importaciones requeridas y, en una visión más estratégica, fortalecer la producción en laboratorios del Estado.

Asimismo, vincular a las universidades del país, a las facultades de Ciencias y de Farmacia, y a los institutos de investigaciones, en un esfuerzo mancomunado que apunte a la producción nacional.

Está claro que no será a través de la conciliación de clases que se resolverán los múltiples problemas que sufre el pueblo, sino con una política que siente las bases para el desarrollo soberano. Hoy eso sería lo revolucionario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s