Lo que oculta el discurso de lo «inducido»


FRANCISCO GUACARÁN. Especial para TP

Miembro del Comité Central del PCV

 

En la edición Nº 2.984 de Tribuna Popular ya adelantábamos algunas contradicciones en el discurso de lo «inducido», como supuesta explicación de la actual crisis económica y sus fenómenos: inflación, especulación, escasez, volatilidad cambiaria, entre otros, los cuales se generan en medio de una «guerra económica» también «inducida» por agentes externos, quienes maquiavélicamente decidieron poner patas arriba toda una economía.

Uno de los primeros aspectos que llama la atención es el carácter unilateral que estas acciones «inducidas» conllevan y la inacción de los actores políticos del país, contraviniendo cualquier previsión de mínima y coherente respuesta ante dicha agresión. Pareciera que los dirigentes del Gobierno fueron tomados desprevenidos, sorprendidos en su buena fe o, sencillamente, están dejando «correr la arruga» previendo el desgaste enemigo y evaluar así sus límites.

Otro aspecto en esta teoría de lo «inducido», es que serían acciones políticas las que han generado la crisis económica, y ubican las causas de la actual situación en escenarios bien lejanos a las contradicciones que se desenvuelven en la estructura económica venezolana, espacio donde se cocinan lentamente las recurrentes crisis capitalistas.

 

NO MÁS EXCUSAS

Los teóricos de la «guerra económica» niegan el concepto de crisis económica para explicar la situación actual. Desde luego, si la causa es «inducida», es decir, externa al país y a las contradicciones intrínsecas a su modelo de acumulación capitalista dependiente y rentista, entonces no es el sistema el que entra en crisis, sino que es atacado para romper con el normal –y aparentemente positivo– desenvolvimiento económico y social. Algo así como «veníamos construyendo socialismo y vinieron nuestros enemigos y nos indujeron ciertas plagas que volvieron loca a nuestra economía», con lo que niegan de un plumazo metafísico y oportunista las contradicciones de la formación económica y social venezolana y sus crisis cíclicas.

Finalmente, ciertos sectores de la dirigencia gubernamental encontraron la excusa perfecta para escurrir el bulto de sus responsabilidades, y sin prurito alguno declaran que el Gobierno no tiene responsabilidad alguna en la crisis, ¡claro, es «inducida»!, de ahí que no entiendan el por qué se le pide soluciones al Gobierno o a la ANC, ya que éstos sólo pueden tomar medidas para atenuar los efectos de la maldad de nuestros enemigos, quienes tienen el poder absoluto de manejar la economía a su antojo.

Así, la teoría de lo «inducido» y de la «guerra económica» no es problemática sólo por su insuficiencia para explicar la crisis, sino que sus conclusiones y propuestas llevarían a la clase trabajadora al abismo de la inacción, en espera de un milagro o de la piedad de las mentes todopoderosas culpables de malograr la economía.

La tarea sigue siendo desnudar las causas reales de la crisis económica, con el marxismo-leninismo como guía teórica, al mismo tiempo que organizamos la lucha de la clase trabajadora contra sus enemigos jurados, no sólo para exigir respuestas al Gobierno sino para convertirse en la única respuesta posible ante el actual caos.

 

 

https://issuu.com/tribuna_popular/docs/tp_2988/12

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s