Peligra la paz en Colombia


¡Libertad inmediata para Jesús Santrich!

 

Tribuna Popular.- La detención de Jesús Santrich, excomandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), miembro de la delegación negociadora que logró el acuerdo de paz con el gobierno colombiano en 2016, y dirigente del partido político creado por las FARC-EP tras ese acuerdo, es el más duro de los muchos golpes que hasta ahora le han asestado al proceso de pacificación en el vecino país.

Desde el propio inicio de la implementación del acuerdo de La Habana, se han producido incidentes que han ido minando la credibilidad de la voluntad de paz del gobierno y las fuerzas de derecha. En menos de dos años, cerca de 400 líderes sociales y sindicales y excombatientes de las FARC-EP y sus familiares han sido asesinados. Asimismo, permanecen en prisión cerca de 1.000 exguerrilleros y otros presos políticos que deberían haber sido amnistiados de inmediato en virtud del acuerdo.

El encarcelamiento de Santrich es particularmente grave, no sólo porque se trata de uno de los personajes que con mayor energía han denunciado el incumplimiento de lo acordado, sino también porque se podría producir su extradición a EEUU, posibilidad que implicaría una nueva afrenta a la soberanía colombiana y añadiría un insulto a las injurias que ya se cometen a diario contra la paz.

Las acusaciones en contra de Santrich han sido calificadas como un «falso positivo judicial», es decir, como un montaje orquestado entre las autoridades policiales colombianas y las de EEUU que hace parecer a Santrich y otros cuatro excombatientes de las FARC-EP como implicados en un supuesto caso de narcotráfico. Además, en el proceso se violaron las garantías constitucionales de derecho al debido proceso y respeto a la presunción de inocencia.

 

Solidaridad en Venezuela

Santrich, casi ciego y con graves problemas previos de salud, se declaró en huelga de hambre el 9 de abril en protesta por su ilegal detención, y ha sufrido desde entonces un severo deterioro físico que obligó a trasladarlo a un hospital de Bogotá. Al cierre de esta nota, continuaba bajo supervisión médica.

En Venezuela se ha organizado el Comité Bolivariano por la Libertad de Jesús Santrich, el cual también exige la liberación de los cientos de presos políticos y la repatriación de Simón Trinidad, exdirigente de las FARC-EP que fue víctima en 2004 de un montaje similar y permanece desde entonces en reclusión solitaria en una prisión en EEUU. Asimismo, exige garantías creíbles por parte del gobierno colombiano de que los términos del acuerdo de La Habana serán íntegra y efectivamente respetados.

El acuerdo con las FARC-EP está agonizando, lo cual hace inviable cualquier intento de conversación de paz con las otras fuerzas beligerantes que todavía se mantienen en armas territorio colombiano. Si el gobierno no ha cumplido lo que pactó con el primero y más poderoso ejército guerrillero de ese país, menos cumplirá con los demás. Y esto significa que la posibilidad de la paz en Colombia ha sido de nuevo herida de muerte por el gobierno, como ya lo fue hace unos 30 años con la masacre de la Unión Patriótica.

 

 

https://issuu.com/tribuna_popular/docs/tp_2994/14

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s