Argentina: ¿Se desploma la restauración neoliberal?


Tribuna Popular.- La situación general en Argentina continúa deteriorándose aceleradamente, a medida que la economía de ese país se hunde. Por segunda vez desde el inicio de la presidencia de Mauricio Macri, el país se enfrenta a un decrecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB), que lleva varios meses en caída y ya se ha contraído cerca de 5% en lo que va de año. En esta oportunidad, el panorama recesivo resulta agravado por un alza de la inflación y una fuerte devaluación del peso.

Al cierre de esta nota, el peso argentino (ARS) continuaba desplomándose, y la tasa de cambio frente al dólar estadounidense (USD) ya se acercaba a los 40 ARS/USD, la peor paridad registrada en la historia para la moneda rioplatense. En diciembre de 2015, al concluir la presidencia de Cristina Fernández, esa tasa era de 9,7 ARS/USD, y a principios de este año era de unos 18 ARS/USD.

Simultáneamente, la inflación anualizada ha vuelto a superar la marca de 30%, y podría cerrar el año en cerca de 35%, muy por encima de las estimaciones que hacía el gobierno apenas unos meses atrás. Además, hay que considerar el endeudamiento exterior, que ha aumentado en unos 90 mil millones de USD desde diciembre de 2015, y cuyo servicio comienza a hacerse sentir en las finanzas públicas.

 

El pueblo en lucha

Electo con la promesa de hacer de Argentina un país más amigable para las empresas y los capitales internacionales, Macri ha descargado sobre el pueblo trabajador el peso de la crisis en ciernes, y ha recortado el gasto público, despidiendo a miles de trabajadores y erosionando los derechos y beneficios sociales y laborales.

La intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI), anunciada por Macri en mayo como solución a la situación creada por su propio gobierno, no ha logrado hasta ahora detener la espiral descendente, y sólo ha contribuido a agravar las tensiones sociales en un país cuyas mayorías populares recuerdan las consecuencias catastróficas de la anterior intervención del FMI a principios de siglo, y rechazan enérgicamente al organismo supranacional.

El paro general llevado a cabo el 25 de septiembre conjuntamente por las dos grandes centrales sindicales del país, la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) y la Confederación General del Trabajo (CGT), fue la cuarta acción nacional de protesta laboral durante los años de Macri, y seguramente marcará un recrudecimiento de las luchas populares contra el gobierno de restauración neoliberal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s