Los proyectos que se confrontan en Brasil


Tribuna Popular.- Con el respaldo de una coalición ultraderechista establecida en 2018 bajo la denominación del antiguo Partido Social Liberal (PSL), el militar retirado Jair Bolsonaro logró imponerse el pasado 7 de octubre en la primera vuelta de las elecciones presidenciales brasileras.

Bolsonaro, con un discurso abiertamente racista y misógino, y con apelaciones nostálgicas a la dictadura militar concluida en 1985, consiguió agitar los sentimientos de los sectores más conservadores de la sociedad brasilera, entre los que se cuentan muchas de las denominaciones cristianas evangélicas y protestantes, muy activas en ese país, y captó 46% de los votos válidos emitidos.

Del otro lado del espectro político, se alza la candidatura de Fernando Haddad, economista y profesor universitario quien ocupó el cargo de ministro de educación durante los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff. Originalmente designado por el Partido de los Trabajadores (PT) como candidato a vicepresidente, Haddad debió asumir la candidatura presidencial el 10 de septiembre, una vez que las autoridades electorales prohibieron definitivamente a Lula participar en las elecciones.

Pese a haberse inscrito oficialmente menos de un mes antes de los comicios, y pese a los diversos inconvenientes que este corto plazo acarreó, Haddad y su compañera de fórmula, la comunista Manuela d’Ávila, lograron clasificar a la segunda vuelta con más de 29% de los votos válidos.

Haddad ha presentado un programa de gobierno esencialmente idéntico al que había ofrecido Lula, con énfasis en el gasto público, el congelamiento de las privatizaciones, una reforma tributaria progresiva y la defensa de los derechos laborales y sociales del pueblo. En suma, el programa de Haddad apunta a detener y revertir las políticas impulsadas desde 2016 por el presidente de facto Michel Temer.

Por su parte, Bolsonaro propone un programa neoliberal en lo económico, con nuevas privatizaciones, más reducciones del gasto público y mayor flexibilización de los derechos y condiciones laborales, y ultraconservador en lo social con respecto a temas como la identidad y equidad de género, los derechos de los sectores sociales y raciales relegados, o los derechos reproductivos de las mujeres.

En preparación para la segunda vuelta, prevista para el 28 de octubre, Haddad ha venido desarrollando conversaciones con varios partidos y candidatos menores de centro y centroizquierda, a fin de captar los votos emitidos en la primera vuelta a favor de esos otros candidatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s