Dos meses sin resultados positivos


Balance parcial del «Programa de recuperación y prosperidad económica»

 

ANDRÉS VILLADIEGO. Especial para TP

Economista

 

Luego de pasados dos meses de iniciado el «programa de recuperación y prosperidad económica», anunciado por el Gobierno nacional el pasado 17 de agosto, son pocos los avances obtenidos en términos de derrotar los males que aquejan a la economía venezolana.

Una de las principales falencias en el diseño y aplicación del «plan», es la ausencia casi total de objetivos concretos. Se pretende, por ejemplo, detener la hiperinflación, sin que el Gobierno anuncie ni metas ni plazos para el cumplimiento de este propósito, situación que deriva de la inexistencia de cifras oficiales respecto a la variación de los precios (recuérdese que el índice oficial de inflación no ha sido publicado desde hace ya cerca de tres años).

Con relación al déficit fiscal, el presidente Nicolás Maduro anunció en su debida oportunidad la aspiración de alcanzar el «déficit cero», pero tampoco existe información oficial relativa al tamaño de ese déficit, que algunos organismos internacionales estiman en entre 18% y 30% del PIB. Es difícil, por tanto, lograr eliminar en el corto o mediano plazo un déficit fiscal de tal magnitud, objetivo que no se alcanza ni siquiera en los países en los cuales se aplican políticas monetarias y fiscales restrictivas, sin que se establezcan con claridad metas de recaudación tributaria y de disminución del gasto público que hagan plausible tal reducción.

 

Liquidez monetaria

El presidente Maduro admitió en cadena a nacional que, ante la existencia de un elevado déficit en las finanzas del Estado, fue necesario recurrir «a la emisión de dinero no orgánico», operación que, tal y como se estuvo advirtiendo reiteradamente desde las páginas de Tribuna Popular, es causante de inflación. Para detener tal situación, parte del anuncio gubernamental incluyó la adopción de una «disciplina prusiana» en términos de política monetaria, con la cual supuestamente se pondría freno al financiamiento monetario del déficit.

No obstante, los datos publicados por el Banco Central de Venezuela contradicen lo anunciado por el presidente Maduro. La liquidez monetaria (LM) al cierre de la semana anterior al anuncio del programa económico del Gobierno, superaba ligeramente los 45 millardos de bolívares soberanos (BsS); nueve semanas después, ya casi a mediados del mes de octubre (último dato disponible), la LM superaba los BsS 168 millardos, lo cual representa un incremento de 273% en dos meses. De hecho, en la semana del 21 al 28 de septiembre el crecimiento de la LM alcanzó la cifra histórica de casi 29%. Difícilmente podrá detenerse la hiperinflación si no se detiene uno de los elementos que la han desencadenado.

El pueblo trabajador venezolano exige que se actúe de forma inmediata para corregir los graves desequilibrios que enfrenta la economía venezolana. Para ello hay que establecer metas y plazos concretos que faciliten la efectividad de las medidas aplicadas. De nada sirve proclamar un supuesto éxito del plan económico cuando la realidad pone en evidencia que no se ha detenido la hiperinflación y continúa el acelerado empobrecimiento de la clase obrera venezolana. Es necesario establecer correctivos y evitar el agravamiento de la crisis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s