Crisis en el sindicalismo: ¿Qué hacer?


 

MARIANO VIVANCOS. Especial para TP

Militante del PCV en Mérida

 

Ante el desprestigio y el debilitamiento de las organizaciones sindicales en Venezuela, urge que los sectores más conscientes y comprometidos de la clase trabajadora tomen cartas en el asunto. ¿Qué se puede hacer al respecto? Primero, lo básico: trabajar por el fortalecimiento ideológico, político y organizativo del movimiento obrero; construir propuestas para alcanzar la unidad orgánica y programática de las organizaciones sindicales; defender la autonomía e independencia de los sindicatos ante los patronos y el Gobierno; practicar el sindicalismo clasista dentro de los centros de trabajo, y combatir con firmeza el sindicalismo entreguista y desclasado.

Es necesario comprender lo compleja que es la lucha de clases en su totalidad (económica, política e ideológica) y que por lo tanto nuestra acción no puede terminar en las puertas de las empresas. El verdadero sindicalismo clasista necesita articularse con las luchas generales del pueblo por su liberación y por sus derechos, y debe ver más allá de las reivindicaciones particulares de orden laboral.

Si queremos transitar hacia la liberación de clase y desmontar el modo de producción capitalista, no debemos emprender luchas espontáneas y aisladas frente a los empresarios; de hacerlo así, apenas nos estaríamos defendiendo y lograríamos, en el mejor de los casos, algunas mejoras económicas y sociales, dejando intactas las estructuras del sistema burgués.

 

Por una salida a la crisis

Por el contrario, debemos analizar y conocer las aspiraciones colectivas tanto económicas como laborales y sociales en las distintas actividades productivas y de servicios, para fijar tácticas y estrategias sindicales generales convirtiéndolas en instrumentos de lucha. En definitiva, es necesario aunar las distintas movilizaciones, como la reciente marcha campesina, las protestas del sector salud, y las de otros sectores, para elevar el nivel y calidad de nuestras acciones y conseguir nuestros objetivos como clase.

Importante es el apoyo del pueblo trabajador, en su conjunto, a las luchas campesinas –encabezadas por la Corriente Clasista Campesina «Nicomedes Abreu»– por sus justas reivindicaciones y contra terratenientes y burócratas, y a las luchas que mantienen las y los trabajadores para conseguir salarios y condiciones dignas.

Urge una salida revolucionaria y clasista a la crisis nacional y a sus expresiones de descomposición social general, redireccionando la economía para acabar con el poder de los monopolios de la producción, importación, comercialización y distribución, las mafias financieras y los distintos tipos y formas de corrupción, que nos han llevado, de nuevo, a niveles de pobreza y condiciones de vida inaceptables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s