La reaparición del efectivo


ANDRÉS VILLADIEGO. Especial para TP

Economista

 

Uno de los grandes problemas que han afectado a la población venezolana durante los últimos años ha sido la escasez del llamado «efectivo», es decir los billetes y monedas como medios de pago. Este fenómeno generó a su vez una serie de distorsiones, como el surgimiento de un mercado negro de efectivo, la existencia de un sistema de precios dual (un precio cuando el pago se hace en efectivo y otro distinto cuando se hace con medios de pago electrónico) y una sobrecarga de las plataformas de pago digitales. El gobierno insistió en que dicho fenómeno se debía a la existencia de «mafias que trafican con el efectivo» como parte de los ataques a la economía venezolana.

Desde las páginas de Tribuna Popular se señaló en su oportunidad que el surgimiento del mercado negro del efectivo es una consecuencia de esta escasez, y no su causa (ver TP Nº 2.992 y Nº 2.993*). Las verdaderas causas de la escasez del efectivo se encuentran en la relación existente entre la cantidad de monedas y billetes en circulación y la liquidez monetaria total (LM): dicha relación debe adaptarse al ritmo de crecimiento de los precios (inflación), y si el crecimiento de la cantidad de efectivo en circulación no está en correspondencia con la inflación, se genera una escasez de medios de pago.

La normalización en la disponibilidad de efectivo observada en las últimas semanas se debe a que la relación efectivo/LM creció de 0,8% en la semana previa a la reconversión monetaria, a 8,6% en la penúltima semana del mes de octubre. Si observamos que el promedio de dicha relación fue de 2,7% durante enero-agosto de 2018, de 6,7% en 2017, y de 9,0% durante 2016, podemos constatar que en los últimos días prácticamente se han recuperado los niveles de 2016, aunque lo deseable es que la relación efectivo/LM se mantenga por arriba del 10%, como ocurría habitualmente hasta 2006.

 

¿Hacia una nueva reconversión?

Sin embargo, hay que advertir que el correcto funcionamiento del sistema de pagos depende del control de la inflación. De lo contrario, cualquier emisión de billetes y monedas que realice el Banco Central de Venezuela resultará insuficiente a mediano plazo para cubrir las necesidades del público. Hasta ahora no hay indicio alguno de que el denominado «Plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica» implementado por el Gobierno nacional haya logrado detener la hiperinflación, y por tanto, la relativa mejora observada en la disponibilidad de efectivo corre el riesgo de ser efímera.

De continuar la dinámica hiperinflacionaria, parte del actual cono monetario dejará de ser funcional en breve tiempo y tendrán que incorporarse billetes de mayor denominación. En cuestión de meses, puede hacerse necesaria una nueva reconversión, con la incorporación de un nuevo cono monetario, lo cual supondría elevados costos para la nación y perturbaciones adicionales a la ya muy alicaída economía. Insistimos: es imperativo detener de inmediato la hiperinflación como punto de partida para una verdadera recuperación económica.

 

 

*https://issuu.com/tribuna_popular/docs/tp_2992/11

https://issuu.com/tribuna_popular/docs/tp_2993/11

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s