Nuevos escenarios para la cultura en Venezuela


AGUSTÍN ÁNGEL FLORES. Especial para TP

Trabajador de la cultura popular

 

En el último trimestre del año que actualmente se encuentra en curso, las y los ciudadanos que hacemos vida en la ciudad capital hemos visto un despliegue de actividades culturales por parte de las instituciones del Estado que tradicionalmente han sido de gran impacto para el público, entre las que destacan la 14ª Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven), organizada por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura (MPPC) y el 4º Festival Latinoamericano de Música «Suena Caracas», bajo la dirección de la Alcaldía del municipio Libertador de Caracas.

El repertorio de opiniones y comentarios sobre ambas actividades culturales ha sido muy claro y contundente en la mayoría de los sectores sociales que han participado. Por un lado, se ha visto cómo los ciudadanos, a pesar de las justas críticas al evento literario –que ya casi nada tiene de internacional–, han valorado positivamente la reciente edición de la Filven, que se llevó a cabo en el casco histórico de Caracas del 8 al 18 de noviembre. Pero, por otro lado, se han visto opiniones contundentes, ya sea por redes sociales o en las calles, en rechazo al «Suena Caracas», que se realiza del 1 de noviembre al 2 de diciembre.

Esta ineludible realidad nos lleva al punto central de nuestro tema, y es la necesidad de pensarnos cuál es el papel que juega la cultura y cuáles deben ser las políticas públicas hacia este sector, en el contexto de una aguda crisis capitalista y de agresión multifacética y sistemática por parte del imperialismo contra nuestro país.

La cultura, al igual que los demás fenómenos sociales, no es estática, ni desempeña un mismo papel en todas las etapas históricas, sino que se va transformando a la par que los cambios materiales que se dan en la sociedad. Es por ello que, la muy ‘cuesta arriba’ búsqueda de artículos de primera necesidad, a la par del deterioro profundo de los servicios básicos (luz, agua, gas, transporte, recolección de basura, etc.) y en complemento con el débil poder adquisitivo de los venezolanos, ha cambiado por completo las formas como tradicionalmente los venezolanos veníamos ejerciendo y desarrollando nuestras culturas.

Por lo tanto, es vital que el proceso bolivariano empiece a abrir espacios amplios para el debate, la reflexión y la construcción colectiva de lineamientos que respondan a las necesidades actuales del pueblo venezolano en materia cultural, que se adapten a las nuevas circunstancias históricas y que se enmarquen en la perspectiva de la lucha antiimperialista y la salida revolucionaria de la crisis. Lo contrario es seguir malgastando el erario público en shows para distraer la atención que, bajo el contexto actual, vienen siendo rechazados con mayor fuerza por parte del pueblo venezolano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s