Seguimos el camino de la revolución, el camino de Lenin


Discurso de Kemal Okuyan, Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de Turquía (TKP), en el acto inaugural del 21º Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros, el 18 de octubre de 2019, en Esmirna, Turquía.

 

Representantes comunistas de partidos hermanos, camaradas, les doy la bienvenida.

Planeábamos recibirlos el año que viene, con motivo del centenario del Partido Comunista de Turquía (TKP). Sin embargo, por razones que todos ustedes conocen, asumimos la responsabilidad de organizar nuestro 21º Encuentro, en corresponsabilidad con el Partido Comunista de Grecia. En todo caso, reunirnos con ustedes y recibiros en Esmirna es un gran honor para nosotros. Creemos que esta reunión servirá a nuestra lucha común.

Otro punto que tengo que plantear al principio está relacionado con la gran reunión que habíamos planeado para el sábado por la noche. Debido a la operación militar lanzada por Turquía contra Siria, tuvimos que cancelar una actividad política y cultural que habría reunido a más de cinco mil participantes y a la que también habríamos invitado a todos ustedes. Las declaraciones de nuestro partido relacionadas con estos últimos acontecimientos han sido enviadas a ustedes, además de esto, hemos preparado una sesión informativa sobre el tema para compartir nuestras evaluaciones y análisis detallados. Están todos invitados a esta reunión.

Al comenzar mi discurso, me gustaría dar las gracias a todos los camaradas del Partido Comunista de Grecia (KKE) que contribuyeron a la preparación de esta reunión, a todos, desde el Secretario General Dimitris Kutsumbas hasta los jóvenes militantes del KKE que vinieron de apoyo técnico y, por supuesto, a mis camaradas del TKP. Gracias, confío en que transformaremos esta región en un paraíso donde la gente viva en amistad y en un orden social igualitario.

 

Estimados camaradas,

El 21º Encuentro de Partidos Comunistas y Obreros se convoca en el centenario de la fundación de la Internacional Comunista, una organización cuya importancia histórica para el movimiento comunista es indiscutible.

La Internacional Comunista se fundó en una época en la que los bolcheviques pensaban que el proceso que comenzó con la Revolución de Octubre de 1917 habría continuado en otros países y que la clase obrera habría llegado al poder en al menos parte de Europa. En ese sentido, la Internacional Comunista no es una organización de solidaridad ni de recomendaciones. La Internacional Comunista fue fundada para establecer la voluntad común, un centro revolucionario, que el proletariado necesitaba para asestar el golpe mortal al capitalismo. En este sentido, no hay error en llamar a la Tercera Internacional, Partido Mundial.

Camaradas, el poder que la Internacional Comunista había alcanzado en poco tiempo puede confundirnos. Sin embargo, si bien comenzamos en marzo de 1919, no olvidemos que la Internacional Comunista se fundó con recursos extremadamente escasos, que las delegaciones que venían de diferentes países al Congreso fundacional no tenían mucho poder de representación, y que la mayoría de los partidos miembros no tenían mucho peso en sus propios países. Si dejamos de lado a los bolcheviques, que tomaron el poder en Rusia hacía apenas un año y medio, la Internacional Comunista fue fundada por partidos o grupos con poco efecto.

Sin embargo, actuaron con una gran afirmación, entusiasmo, determinación y optimismo. La profunda crisis en la que estaba cayendo el capitalismo y la movilización de millones de proletarios frente a esa crisis era suficiente para los comunistas. Se centraron en su misión y responsabilidad históricas en oposición a sus debilidades y estaban convencidos de que la burguesía podía ser derrotada y será derrotada. De esta manera, los Partidos Comunistas que fueron fundados con la ayuda de los bolcheviques no sólo se convirtieron en una fuerza importante en poco tiempo y lucharon por llevar a la clase obrera al poder, en ciertos casos, sino que también lo lograron, aunque fuera por poco tiempo. Hoy en día, nadie debería acusar de aventurerismo a los intentos revolucionarios de Hungría, Eslovaquia, Alemania y otros países. Los que lucharon por el poder revolucionario se mantuvieron fieles a la filosofía fundadora de la Internacional Comunista y fracasaron por varias razones.

Estimados camaradas,

Hay una razón para que yo hable de todo esto. Es de vital importancia determinar el equilibrio de fuerzas entre las clases y mantenerse alejado de una línea política administrativa. Las revoluciones no ocurren sólo por las decisiones que tomamos. Nuestra tarea no es hacer la revolución, sino dirigirla, porque una revolución no es algo que se pueda hacer. Sin embargo, también es cierto que existe una relación dialéctica entre las crisis del capitalismo y el aumento de las oportunidades revolucionarias e incluso el auge de la revolución. En este sentido, es muy engañoso evaluar el equilibrio de poderes de forma estática, especialmente en tiempos de crisis.

En 1919, los Partidos Comunistas eran extremadamente débiles, tanto en el sentido cuantitativo como cualitativo. Cuando miramos al mundo de hoy, nos quejamos comprensiblemente de la debilidad del movimiento comunista, pero en 1919, cuando se estableció la Internacional Comunista, tampoco tenía un poder mayor.

Entonces, ¿cuál fue la diferencia? La movilidad y organización de las masas trabajadoras es lo primero que me viene a la mente. Aunque la clase obrera estaba bajo el paraguas de los partidos socialdemócratas, estaba ampliamente comprometida en la lucha política, en algunos países los sindicatos tenían serios potenciales.

Otro fenómeno que puede ser mencionado como una diferencia es la reacción a la destrucción y la pobreza generada por la guerra imperialista y el hecho de que la guerra no había puesto fin a la profunda crisis económica e incluso añadió nuevas dimensiones a la misma.

Sin embargo, nadie puede afirmar que el capital internacional actual sea más fuerte o más duradero que hace 100 años. El imperialismo está fracasando en todos los sentidos, no le queda nada que decir a la humanidad desde el punto de vista económico, ideológico y político. En ninguna parte.

Camaradas, no estoy tratando de decir que estamos viviendo en las mismas condiciones que hace 100 años. Esto no es cierto. Lo que tenemos que hacer es analizar las condiciones concretas de hoy y, en base a ello, luchar con las herramientas y los métodos adecuados.

Sin embargo, es imposible determinar las tareas de hoy de una manera saludable sin señalar una diferencia muy importante entre hace 100 años y hoy.

Camaradas, hace 100 años, partiendo de la clase obrera hace 100 años, para las grandes masas, cientos de millones de personas, el socialismo o un orden igualitario era una demanda tangible y actual. A partir de la segunda mitad del siglo XIX, toda lucha de la clase obrera estuvo impregnada del deseo de derrocar al capitalismo, aunque primitivo. No estoy hablando de estrategias y programas políticos. El deseo de cambiar el orden era una realidad social. Este deseo no surgió con la Revolución de Octubre de 1917. La Revolución de Octubre trajo un nuevo sentido de energía y realidad a este deseo y lo extendió a una geografía más amplia.

Necesito repetir que el capitalismo de hoy no es más duradero y estable que hace 100 años. Tal vez cientos de millones no están en lucha, pero miles de millones de personas han perdido toda la esperanza con el orden social actual. Esto también tiene un papel en el aumento del racismo y de los movimientos populistas de derecha en todo el mundo. Aunque no es la única razón por la que millones de personas persiguen a personas que no conocen, y al menos apoyan a las nuevas formaciones centradas en los líderes en las elecciones; está relacionada con la búsqueda de una salida por parte del pueblo.

Sí, camaradas, tenemos que admitir que una de las diferencias más importantes de hace 100 años es que la idea de que el capitalismo puede ser destruido y que se puede establecer un orden igualitario está en gran medida fuera de la mente de la humanidad.

Esto no puede explicarse únicamente por las condiciones objetivas. Mantener esta idea viva y concretarla en las mentes y corazones de las grandes masas populares, empezando por la clase obrera, es la principal tarea de los comunistas. Esta idea no puede ser rechazada refiriéndose al equilibrio de poderes. Por el contrario, es la difusión de esta idea lo que cambiará el equilibrio de fuerzas.

Camaradas, cuando miramos a los últimos 100 años, tenemos que admitir que los comunistas también somos culpables de que la humanidad no haya declarado en voz alta que un orden más igualitario es posible y que el capitalismo debe ser destruido.

Y ahora me dirijo a Turquía y a nuestra región, quiero mostrarles, frente a los acontecimientos actuales, cómo se puede perder el rumbo y moverse sin una brújula que señale el camino correcto, si se olvida la realidad del socialismo.

Nuestra reunión coincidió con la nueva ofensiva militar de Turquía lanzada en territorio sirio. Esta no es la primera vez. La presencia del ejército turco en el territorio de otros países comenzó con Corea. Fue parte de una guerra injusta para proteger los intereses del imperialismo yanqui. En los años siguientes, los soldados de Turquía participaron en muchas operaciones de la organización terrorista monopolista internacional OTAN. En Chipre, la soberanía, la independencia y la integridad de la isla han sido violadas durante 45 años. Hay innumerables operaciones transfronterizas en Iraq, así como numerosas bases, puestos avanzados y puntos de observación pertenecientes al ejército turco, al igual que en Siria.

Queridos camaradas,

¿Cómo evaluamos este panorama?

Un punto de vista es ver a Turquía como un obstáculo para la democracia y la libertad.

¿Puede algún comunista que luche en Turquía oponerse a esto?

No se puede objetar esto, pero para los camaradas esta expresión, esta formulación es errónea. Es un error porque el Estado del capital es enemigo de la democracia y las libertades en todo el mundo. Esta formulación significa vaciar el contenido de clase de los problemas en Turquía y vincularlo a la gente o al ejército, y eso nos llevará a cometer errores.

Una posición política revolucionaria es imposible sin entender que hay una clase capitalista fuerte que actúa con cada vez mayor confianza en sí misma y que, en general, las políticas nacionales e internacionales de Turquía están en consonancia con los intereses de esta clase.

Cuando uno no entiende esto, sucede lo siguiente: Uno termina poniéndose del lado de los poderosos países imperialistas o de la clase capitalista turca por las libertades y la democracia en Turquía o en una región más grande, convirtiéndose en aliados. Lo que estoy diciendo no es una exageración. Esto ha ocurrido en Turquía y muchos revolucionarios desafortunadamente se han convertido en verdaderos colaboradores del imperialismo a lo largo de este proceso.

Camaradas, tengo que recordarles que Erdogan, a quien se le atribuyen varios adjetivos, fue apoyado por los llamados círculos democráticos y pro-libertad desde los primeros períodos de su ascenso al poder hasta el 2010. No sólo de la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos, sino también de muchas tendencias diferentes de la izquierda, el movimiento nacionalista kurdo en Turquía, fueron quienes proporcionaron este apoyo. Por otro lado, el TKP, nosotros que luchamos contra el gobierno del AKP desde el principio, fuimos etiquetados incluso como fascistas por enfrentarnos a Erdogan.

Más tarde, cuando se profundizaron las rivalidades y contradicciones dentro del sistema imperialista, y cuando Erdogan, enfrentando grandes problemas en la política interna, se abrió un espacio para sí mismo usando estas rivalidades y contradicciones y comenzó a tener problemas reales con Estados Unidos, empezaron a surgir algunas críticas y acusaciones contra Erdogan. Sin embargo, para muchos izquierdistas, esto no resultó en tomar la posición correcta porque muchos miraban a los imperialistas y a la burguesía turca en contra de Erdogan. Vergonzoso.

No voy a tomar su tiempo para proporcionarle pruebas de todo esto. Quiero llegar a la otra cara de la moneda.

Camaradas, mencioné que una búsqueda de la democracia y la libertad que no tenga contenido de clase, que no sitúe el objetivo de la revolución socialista en su centro significará una colaboración abierta o encubierta con la UE y la OTAN y que este enfoque resultará en una rendición total a la clase capitalista.

¿Qué hay de la búsqueda de la independencia? Camaradas, cuando los conceptos de independencia y soberanía se separan de su base de clase, se vuelven tan peligrosos como los conceptos de libertad y democracia. Vemos que hay una división en muchos países y en el público progresista en general. Por un lado, hay una tendencia a cooperar con la burguesía en torno a los conceptos de “libertad y democracia”. Por otro lado, existe una tendencia a reconciliarse con una u otra división del capital a través del concepto de “independencia”.

La situación en Turquía refleja exactamente esta división. Se nos dice que necesitamos una alianza de las mayores potencias para el declive de Erdogan, está el imperialismo alemán en esta alianza; están los representantes más poderosos de la burguesía turca; está el gobierno de Estados Unidos; hay socialdemócratas, los llamados izquierdistas, liberales, algunos islamistas y una fracción del fascismo. Tal alianza podría seguramente contener a Erdogan, pero nunca traerá la democracia y la libertad.

Además, argumentan que lo más importante es ganar la capacidad de actuar independientemente de los EEUU, haciendo una interpretación incompleta del imperialismo e incluso reduciendo el imperialismo a los EEUU. Y dicen que toda clase de opresión, intimidación, reaccionismo y guerra pueden ser aceptados por esta causa.

En casi todos los países de esta geografía, hay presión sobre los comunistas para que acepten uno de los dos paradigmas. O cooperan con los imperialistas, los capitalistas por el bien de la democracia y la libertad, o guardan silencio ante todo tipo de opresión y crueldad con otros imperialistas o grupos capitalistas por el bien de la independencia.

¿Pueden la libertad, la independencia, la soberanía ser inútiles para los comunistas? Nunca. Sin embargo, el uso aleatorio de estos conceptos nos causa un gran daño, como pueden ver. Sólo hay una forma de salir de esta extraña situación. Es poner la demanda de un orden social alternativo en la agenda de los trabajadores, con la emoción de la fundación de la Internacional Comunista hace 100 años. ¿No es una pena que los pobres de mi país vayan tras Erdogan y la codicia de la burguesía por obtener beneficios debido a su rabia contra los Estados Unidos? ¿No es una lástima que los trabajadores, sean turcos, kurdos o árabes, esperen libertad y democracia de los imperialistas europeos o de una u otra fracción de los Estados Unidos?

Estos son los resultados de nuestras debilidades, las lagunas que nos quedan. No tomemos como excusa las circunstancias desventajosas o los equilibrios de poderes. Como dije al principio, cuando la Internacional Comunista comenzó hace 100 años, había menos gente de la que tenemos ahora en esta sala.

Creo que, dentro de poco y juntos, recuperaremos las reivindicaciones y el entusiasmo que teníamos hace 100 años.

Camaradas,

El Partido Comunista de Turquía está organizando su lucha con esta perspectiva. No es cierto que la meta del socialismo, defendiendo la contemporaneidad y la oportunidad del socialismo, conducirá inevitablemente al aislamiento. No hay ninguna regla de que una actitud revolucionaria resulte en esloganismo o sectarismo. Por el contrario, hoy en día en el mundo, la meta del comunismo requiere un alto nivel de creatividad e intelecto. Cuando esto se combina con coraje y determinación, la defensa de la revolución socialista como una meta real resuena en la clase obrera. Lo contrario no puede ser posible en esta época de crisis, cuando se demuestra cada día que el capitalismo no tiene nada más que dar a la humanidad.

El Partido Comunista de Turquía dijo no a cualquier alianza con la burguesía o sus representantes políticos. A pesar de la fuerte presión, el partido defendió persistentemente la tesis de que “este orden social debe cambiar”. Dentro de la clase obrera, hemos desarrollado nuestra organización pacientemente; hemos logrado hacer lo que los sindicatos no hacen en muchos casos con un modelo único llamado “We Breathe Down the Bosses’ Neck” (En la nuca de la patronal). Logramos que los despedidos volvieran a sus puestos de trabajo y conseguimos aumentos salariales. Al hacerlo, dijimos que la atención debía centrarse en el establecimiento de un orden igualitario, no en una u otra solución burguesa.

Dijimos que no a las alianzas burguesas, pero hicimos que los comunistas ganaran la elección de alcalde en una ciudad por primera vez en la historia de Turquía, haciendo una alianza revolucionaria. Nuestros votos, por primera vez, superaron el 1% en algunos asentamientos de las ciudades más grandes de Turquía.

El número de miembros del partido se incrementó en más de un 30% en un año. Estamos al principio de nuestra tarea en un país muy grande y desafiante. Las características cualitativas son más importantes que las cantidades. Hacemos todo lo posible para que el Partido Comunista de Turquía se convierta en la vanguardia urbana, moderna, intelectual y revolucionaria de la clase obrera. Tenemos un largo camino por recorrer, pero sabiendo que la vida nos puede dejar con responsabilidades históricas en cualquier momento, seguimos persistentemente el camino de la revolución, el camino de Lenin que marcó una época hace 100 años. Lo importante es lo que dicen nuestros camaradas, no lo que dicen los anticomunistas de forma abierta o encubierta.

El TKP cometerá errores, a veces dará pasos atrás; estos están en la naturaleza de la lucha. Pero, queridos camaradas, lo que el TKP no hará es traicionar los ideales revolucionarios, la meta del comunismo, los trabajadores y sus amigos.

Gloria a la lucha común de los partidos comunistas…

¡Viva el marxismo-leninismo!

¡Y hasta la victoria, siempre!

 

Opening speech of Kemal Okuyan (TKP): ENGLISH, RUSSIAN, FRENCH and ARABIC VERSION

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s