Declaraciones políticas, Nacionales, PCV

El PCV en el Día del Educador y la Educadora y ante el regreso a clases presenciales


EL PERSONAL DOCENTE MERECE SALARIOS DIGNOS

El 7 de octubre del año pasado, el Buró Político del Comité Central del PCV emitió un comunicado sobre la importancia insustituible de las clases presenciales en el proceso educativo para que, mediante la socialización de los actores involucrados en el hecho educativo, puedan formarse hombres y mujeres con conocimientos científicos, humanísticos y tecnológicos al servicio de la sociedad y para desarrollar los valores éticos del trabajo creador, la solidaridad y la transformación social, siendo tales propósitos contrarios a los criterios insolidarios y egoístas que impone el sistema capitalista y sus élites burocráticas. Pero también decimos: para que las clases presenciales puedan darse, asegurando una educación de calidad, democrática, gratuita y obligatoria, como derecho humano y servicio público esencial, es necesario asegurar salarios y demás condiciones de vida y trabajo dignas para las y los docentes y para todo el conjunto de las y los trabajadores de la educación.

De igual modo, deben garantizarse: infraestructura adecuada, servicios y dotación apropiada en los espacios educativos; condiciones socioeconómicas propicias para el estudiantado, en función de que las carencias y penurias materiales de las y los alumnos y sus familias, no continúen provocando la masiva deserción estudiantil de los últimos años; condiciones de bioseguridad que protejan a toda la comunidad educativa ante el COVID y sus mutaciones, situación particularmente compleja en Venezuela con el generalizado deterioro e insuficiencia de los servicios de salud pública.

Esta semana han iniciado las clases presenciales con docentes devengando en promedio un vergonzoso salario básico de 5 dólares mensuales (calculando a tasa del BCV), más unos menguados ingresos de primas y bonos que no tienen carácter salarial y que no cuentan al momento de calcular vacaciones, aguinaldos, prestaciones sociales ni contribuciones a la arruinada «seguridad social» del personal docente; en igual situación de precarización salarial se encuentra el personal administrativo y obrero que labora en el sector educativo. Lo anterior revela el papel indigno de la dirigencia sindical y gremial suscribiente del “Acta Convenio” vigente, que a espaldas de las y los trabajadores aceptan “legitimar” la destrucción del salario y la depauperación de las y los trabajadores de la educación. Según estimaciones, el salario del personal docente al servicio del Ministerio de Educación, en los últimos 6 años cayó en un 91,66 %.

Las y los maestros y profesores de Venezuela viven una precarización y un empobrecimiento sin precedentes, generando el abandono masivo de las aulas (incluyendo la migración a otros países) de profesionales de la docencia que ya no pueden vivir del trabajo para el que se formaron por años; mientras que muchos otros, haciendo esfuerzos sobrehumanos para no abandonar la docencia en Venezuela, se ven obligados a desdoblarse en otras actividades para obtener ingresos adicionales que medianamente les permitan sobrevivir y mantener familias, vulnerando su salud física y sicológica. Situación que sufre toda nuestra clase trabajadora venezolana, sometida a los rigores de la crisis hiperinflacionaria, la destrucción del salario y el general desmontaje de derechos individuales y colectivos.

La intención de las autoridades del Ministerio de Educación de contratar a personal jubilado, sin garantías de sus derechos, para suplir a docentes activos(as), no es una verdadera solución. La solución es restituir los derechos de las y los trabajadores activos y jubilados; el personal docente merece salarios dignos, seguridad social y servicios médicos de calidad, entre otras reivindicaciones que permitan cumplir con lo establecido en el artículo 104 de la Constitución “un régimen de trabajo y nivel de vida acorde con su elevada misión”.

No aceptamos la justificación del Gobierno de que la culpa es únicamente del bloqueo y las sanciones imperialistas. La principal responsabilidad está en una política económica y laboral concebida para favorecer a la burguesía y a los nuevos ricos, dirigiendo recursos para fortalecer a los capitales especulativos y al comercio importador, a la vez que imponen la desregulación laboral, el desmontaje de las convenciones colectivas, el trabajo sin derechos y la tiranía del libre mercado en contra de la clase trabajadora y las mayorías populares. Mientras, la hiperinflación dolarizada no se detiene, generando más empobrecimiento.

La cúpula gubernamental, en su pacto oligárquico con la derecha opositora, sacrifica al pueblo trabajador, en particular, a sectores laborales que deberían ser su prioridad tales como los de educación y salud. El gobierno demuestra que no es ni progresista ni revolucionario, pone en evidencia su insensibilidad social, propia de una burocracia elitesca y neoliberal.

Ante toda esa situación, llamamos a las y los docentes venezolanos y en general a todo el personal que labora en educación, a que en unidad con el estudiantado y el conjunto del pueblo trabajador, asuman la lucha por rescatar el salario, las pensiones y las prestaciones sociales, luchando también por recuperar la seguridad social y la reactivación de las convenciones colectivas. En tal sentido, les proponemos conocer, discutir colectivamente y apoyar con sus firmas y con movilización, el Proyecto de Ley de Escala Móvil de Salarios y Pensiones Indexados a la Canasta Básica y el Proyecto de Ley de Rescate y Revalorización de las Prestaciones Sociales.

De igual modo, es necesario que las y los docentes al servicio del Ministerio de Educación y del Ministerio de Educación Universitaria, emprendan un esfuerzo colectivo y consciente por rescatar a sus organizaciones sindicales y gremiales, para que estás no respondan a la patronal ni a cúpulas politiqueras burocratizadas y oportunistas, sino al interés de las y los trabajadores de la educación y a la necesidad de conquistar una educación de calidad y transformadora, garantizando dignas condiciones de vida y trabajo, derrotando las imposiciones de políticas neoliberales deshumanizantes y autoritarias que profundizan las injusticias y las desigualdades; oponiéndose, al mismo tiempo, a los criminales planes neocoloniales de las potencias imperialistas.

Al ratificarles nuestro saludo solidario y nuestro reconocimiento a todas y todos las y los docentes venezolanos por la labor que realizan pese a las duras condiciones de vida y trabajo, les decimos que mientras haya luchas hay esperanzas. Es tiempo de lucha organizada y de movilización unitaria, por nuestros derechos y por una verdadera salida revolucionaria a la crisis.

Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela (PCV)

Caracas, 15 de enero de 2022.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s