Nacionales, Opinión

Violencia irracional y enfermedad psicótica


violencia-12FTribuna Popular –OPINIÓN.- El neo fascismo viene cargando de odio y violencia la convivencia cotidiana de los venezolanos, fracturando la idiosincrasia y tradicionales relaciones entre los ciudadanos, al extremo de propiciar un clima altamente crispado, tal como lo señala el Colectivo de Psicólogos por el Socialismo, como consecuencia de los hechos violentos promovidos por los sectores de la derecha que se empeñan en adelantar un golpe de estado en contra del Presidente Nicolás Maduro.

Este comportamiento no es casual, surge de odios históricos expresados en la luchas de clases y que se remonta a la época colonial, donde los españoles generaron fobias racistas y de clases sociales, inclusive dentro de sus propias filas, influenciadas por prejuicios propios de sociedades aberrantes y decadentes como las monárquicas que se sustentan a expensa del pueblo y de concepciones esclavistas; estas prácticas se han mantenido en sectores de la burguesía nacional, cuyas familias se asumen como herederas de las cenizas del imperio español, considerándose superiores al resto de la población, por lo cual ven con desprecio a la venezolanidad mestiza, adoptando posturas relacionadas con la visión euro centrista derivadas de descendencia española, italiana y portuguesa.

El fascismo, propio de Europa, carcomido por la xenofobia, el racismo y el odio de clase, se alimenta en nuestro país del odio racista enmascarado que subyace en las clases poderosas, por ello María Machado se limpia compulsivamente los labios, cuando besa a una viejita del pueblo, o la conducta asumida por el Eduardo Fernández en aquella campaña electoral diseñada para llevarlo a los barrios populares en “motors home” donde se bañaba inmediatamente después de finalizar un recorrido por una comunidad.

Los hipócritas de siempre, aquellos que viven, comen, caminan, beben y defecan aquí en Venezuela, pero que tienen su corazón, su alma y sus reales en USA, se han dedicado a expandir la maldad, el odio y la intolerancia, aquella que aplicaron inclementemente en contra de todo aquel que pensara diferente a las corrientes ideológicas de las clases dominantes y que produjo cientos de miles de muertos, desaparecidos, torturados y encarcelados durante el puntofijismo.

Estos hipócritas, se venden a través de sus medios, como pacifistas, tolerantes, flexibles y amorosos, desplazando hacia los sectores revolucionarios la responsabilidad de la violencia, asocian el tener dinero con la inteligencia y la superioridad, descalificando a todo aquel que no posee bienes de fortunas y tildándolos de patas en el suelo, ignorantes y zarrapastrosas. Su odio los lleva a inculcarles a sectores subalternos, aspirantes a ricos, que el chavismo es apestoso, sucio, maldito y totalmente inferior, pues solo ellos están designados por la providencia para gobernar, por lo tanto Maduro es ilegitimo.

Es así, como los psicóticos, agreden a todo aquel que de alguna manera es relacionado con las corrientes revolucionarias; una persona con una prenda de vestir roja es atacada brutalmente en Chacao, Altamira o en cualquier de las guarimbas violentas; los artistas revolucionarios no pueden acudir a un restaurant con su familia, pues corren el riesgo de ser acosado, golpeados o secuestrados, como le ha sucedido al actor y cantante Roque Valero, una vez en Puerto La Cruz y otra en el Hatillo, por cierto acompañado por su esposa y su pequeño hijo.

Por ello fue golpeado salvajemente Winston Vallenilla, en Hoyo de la Puerta, cuando almorzaba con su señor padre, resultando con lesiones producto de golpes propinados por varios sujetos que pacíficamente le descargaron silletazos, patadas, garrotazos y otros azos. Pero lo peor ha sido la reacción de algunos sectores de aspirantes a ricos, que justificaban la agresión diciendo que esto no le pasaría en las taguaras de la Baralt donde acuden los marginales.

Ésta enferma actitud ha sido inoculada progresivamente por los aparatos ideológicos de la burguesía y su decadente estado, que en esta transición del capitalismo al socialismo se niega a perder los privilegios que aún mantienen y que por ellos asesinan y alimentan el terrorismo generador de muertes, acciones vandálicas y perdidas súper millonarias en dólares, para el estado venezolano.

Sin lugar a dudas un sector de la sociedad está enfermo y se manifiesta a través de desórdenes de conductas, pero otro sector no está enfermo, es el sector que direcciona las políticas y los planes que conscientemente prepara y financia el terrorismo, es el mismo que ha hecho grandes negocios a través del mercado paralelo del dólar y el terrorismo financiero, el mismo que recibe financiamiento directo del imperialismo norteamericano y comparte la responsabilidad en la autoría intelectual de la violencia, este sector debe ser identificado y responsabilizado por la justicia que en el marco del debido proceso debe aplicar las leyes que rigen en la República Bolivariana de Venezuela.

Fuente: http://petarealdia.bligoo.com/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s