COMUNIDAD, Mujer Trabajadora, Trabajadores/as

Trabajadores en total indefensión y sin tener dónde acudir ante casos de negligencia médica


Caracas, 05/10/2022 (Prensa FNLCT).-En total estado de indefensión y sin tener dónde acudir, permanecen las y los trabajadores que acuden a la red de hospitales públicos y son víctimas tanto ellos como sus familiares de maltratos, negligencia o mala praxis médica.

En estos momentos, las y los trabajadores de la administración pública no cuentan con un seguro para cubrir un servicio privado de salud y deben acudir a la red pública que se encuentra en crisis debido a las sanciones imperialistas; la mala administración y la corrupción que ha sido señalada por el mismo Ejecutivo Nacional.

Hace ya casi un mes, Jackeline Sánchez perdió a su madre en lo que ella considera fue un acto de negligencia médica en el Hospital Jesús Yerena de Lídice.

Sanchez señala que en el servicio de emergencia, medicina interna, de ese centro de salud «en donde pereció a las 11:40 pm la camarada luchadora social Miriam Torrealba, activista social de la Pastora, fundadora de las mesas de energía en esta parroquia, además de formar parte la contraloría social y comité de salud de esecentro de salud», no había equipo de monitoreo cardíaco para asistir a su progenitora.

«Desde su ingreso entre los días 24 y 25 del mes de agosto de 2022, sus familires solicitaron informes médicos para buscar en instituciones ayudas económicas, al ser personas de escasos recursos», para cubrir los gastos generados que el hospital no podía asumir.
«Mi madre fue recluida en piso 2 de medicina interna, luego la pasan a emergencia, debido a que padece de demencia vascular y posteriormente en terapia intensiva, hasta el día de su deceso que fue registrado como parada cardiorrespiratoria, fibrilación auricular, colangitis aguda».

«Reclamamos el retardo en la elaboración de los informes, así como la carencia de una atención oportuna para la patología cardiológica de la paciente, la deficiencia de personal médico y la falta de humanidad y cuidado por parte de algunas enfermeras, para que sus familiares hicieran los trámites inmediatos sin tanta burocracia para prolongar la vida a la paciente».

«En esas circunstancias se producen gran cantidad de decesos en las emergencias de nuestros hospitales, por padecimientos similares relacionados con ACV, afecciones cardíacas», expresó Sánchez.

«Nuestros familiares con patologías que requieren ser atendidos por especialistas, son puestos en manos de estudiantes de medicina , y no se le informa a los acompañantes la evolución de sus pacientes», prosiguió.

«También los dejan solos, sin asistencia ni de médicos ni personal de enfermería, prácticamente son los acompañantes quienes asisten los pacientes, sin tener conocimientos médicos o de primeros auxilios.No hay servicio de agua potable, los baños están en malas condiciones», continuó en la descripción de esta traumática experiencia.

«No existen dotaciones para afecciones cardiológicas, ni personal idóneo para tratarlas; en casos muy graves disponen de un solo personal médico de guardia en la noche para medicina general así como la interna, en consecuencia hay muchas carencias para los pacientes con afecciones cardiológicas», aseveró Sánchez.

«A este hospital van los pacientes y quedan a su suerte; las enfermeras no dan la debida atención respectiva debido a la gran cantidad de pacientes y poco personal, no hay una debida mística de trabajo, no se hace la selección según la emergencia y patología respectiva, todos los pacientes juntos en una misma sala sea de emergencia o de cuidado intensivos, y es una norma el maltrato del personal médico y seguridad a los acompañantes familiares que reclaman un mejor trato para sus familiares convalecientes», reiteró.

«El llamado es a realizar la debida contraloría social en este centro hospitalario y revisar la actuación del Dr.Armando Marín, como actual Director (E) de Administración del Hospital “Dr. Jesús Yerena”, de Lídice para que tengan ética profesional, incluyendo la Coordinación de Medicina Interna, donde los pacientes van literalmente a morir cada día en estas intalaciones», recalcó.

«Esperamos más de un mes porque fue todo tan difícil. Quedamos muy afectados los familiares y por respeto a la memoria de mi madre que era una luchadora social decidimos hacer público lo que nos pasó en el hospital de Lídice», finalizó.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s