PCV

1ero de Mayo: Resistir la ofensiva neoliberal y construir la Alternativa desde la clase trabajadora


El Partido Comunista de Venezuela (PCV) saluda a la clase obrera nacional y mundial, cuando se conmemora el 136 aniversario de la gesta heroica de la clase trabajadora por la jornada de ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso y ocho horas de estudio y recreación. El 1ro de mayo es el día mundial de nuestra clase, y un recordatorio permanente a los obreros del mundo, de que la burguesía y su régimen de explotación no nos regala nada, todos nuestros derechos los conquistamos luchando.

La clase trabajadora de la ciudad y el campo en Venezuela está padeciendo la más agresiva arremetida contra sus derechos económicos, gremiales y políticos en la historia. No existen antecedentes en la historia de las crisis económicas, provocadas por las distintas formas de gestión estatal burguesa del sistema capitalista dependiente y rentista venezolano, que desembocaron en efectos tan dramáticos sobre los derechos de la clase trabajadora venezolana.

Millones de trabajadoras/res venezolanos/nas fueron forzados a abandonar su país en busca de mejores condiciones para la venta de su fuerza de trabajo en el exterior, los salarios y pensiones fueron pulverizados llevándolos a niveles récords de precariedad, y derechos económicos tan esenciales para las condiciones de vida de las/los trabajadores/ras como lo son las prestaciones sociales y las convenciones colectivas fueron eliminados de facto por los patronos privado y públicos con el aval y beneplácito del gobierno de Nicolas Maduro.

El país se encuentra sumergido en una crisis sin parangón en su historia, confirmado por el hecho concreto de que la economía nacional se contrajo en un 80% de su tamaño en los últimos 8 años y agudizado por la agresión multifacética del imperialismo estadounidense y europeo. Sin embargo, las consecuencias de esta crisis no la están pagando quienes la provocaron.

Los que pidieron y auparon sanciones criminales imperialistas contra el país están en las mesas de diálogos con el Gobierno y participan de la repartición de los negocios en el marco de la apertura neoliberal del Gobierno de Maduro. Los empresarios de Fedecamaras, Conindustria, Fedenagas, y otros beneficiarios de la fuga de capitales de más de 300 mil millones de dólares de la bonanza petrolera reciente y responsables del atraso productivo y tecnológico de la industria y el campo nacional, son ahora los héroes llamados a levantar el país de la crisis. En el otro polo, la nueva burguesía que acumuló sus fortunas al amparo de los negocios gubernamentales, el tráfico de influencia y la corrupción, es la que lidera la apertura liberal y privatizadora.

En beneficio de estos empresarios, el gobierno aprueba más exenciones fiscales, les promete leyes de apertura económica como la ley de zonas económicas especiales y reforma de la ley de hidrocarburos, desregulariza el mercado laboral para abaratar la fuerza de trabajo y aplica una feroz persecución y judicialización a las luchas sindicales.

Los dos fragmentos de la burguesía nacional responsables de la actual crisis- tanto la que ejecutó una gestión económica desastrosa desde el Gobierno, como la que contribuyó en la agudización de la crisis económica participando del saqueo de la renta petrolera y posteriormente promoviendo sanciones económicas criminales contra el país; hoy están en pleno proceso de acuerdo para impulsar de conjunto una salida capitalista a la crisis que proteja los intereses del capital privado nacional y extranjero, en detrimento de las condiciones de vida de las familias trabajadoras.

El espejismo de esta recuperación económica de la que alardean gobierno y oposición de derecha, se construye sobre el sacrificio de la clase trabajadora de la ciudad y el campo de nuestro país. El actual furor capitalista se sostiene sobre el robo de los salarios, ahorros, prestaciones sociales de los trabajadores y de la reducción abismal de la inversión estatal en el sistema de salud, educación, transporte, seguridad social y servicios públicos.

No es cierto que los indicios de reactivación económica actual, obedezcan a un cambio de fondo en el capitalismo dependiente y rentista venezolano como tanto difunde el gobierno. Todos los rasgos que caracterizan este rebote económico, indican que avanzamos hacia una profundización del rentismo con mayor dependencia de las importaciones y destrucción del aparato industrial. Pretenden engañar a los trabajadores con una ilusión de un progreso económico nacional sustentado en el furor consumista de los capas más pudientes de la sociedad, la proliferación de bodegones y la dolarización de la economía; mientras la industria petrolera está en una profunda crisis, el aparato industrial nacional en quiebra, las universidades en decadencia, los servicios públicos cada vez más deficientes y los derechos económicos, gremiales y políticos de los trabajadores en retroceso.

Si algo confirma la apariencia de mejoramiento económico actual es el carácter parasitario de la burguesía nacional y su incapacidad histórica para emprender la tarea de superar el rentismo mediante la industrialización del país. Solo los trabajadores venezolanos, constituidos en una clase social para sí, y en estrecha alianza con el campesinado y estratos populares, podrá realizar esta necesidad de cambios profundos que requiere la sociedad venezolana para salir del atraso económico.

El giro neoliberal del gobierno de Nicolas Maduro ha hecho aún más evidente el carácter hegemónico de las fuerzas burguesas en el seno del PSUV y el Gobierno, y ha puesto al descubierto la falsedad de su discurso “socialista” y revolucionario con el que pretenden mantener embaucados y neutralizados a una franja importante de la clase trabajadora, el campesinado y los sectores populares.

Lograr la total independencia de la clase trabajadora de la influencia y subordinación consciente o inconsciente a los intereses de los dos polos de la burguesía nacional, es una tarea vital para poder librar una lucha frontal y de masas contra el ajuste neoliberal que está impulsando el pacto de élites.

Nuestro llamado a las/los trabajadores este 1ro de mayo, es a avanzar en su independencia y unidad de clase. Mientras la burguesía une sus fuerzas para imponernos sacrificios insoportables con el fin de expandir sus ganancias, nosotros, las/los trabajadores de la ciudad y el campo, estamos obligados a unirnos y organizarnos como clase social independiente para hacer valer nuestros derechos y aspiraciones.

La burguesía y su gobierno le teme a nuestra unidad y a la capacidad transformadora de nuestras luchas, por eso arremeten contra el movimiento obrero, criminalizan y judicializan las legítimas protestas de los trabajadores, encarcelan y violan derechos humanos de luchadores obreros, imposibilitan la creación de sindicatos clasistas, silencian toda denuncia de los atropellos patronales y gubernamentales contra los trabajadores e imponen censura comunicacional al Partido Comunista de Venezuela y a las organizaciones sindicales clasistas.

No podemos seguir permitiendo más atropellos y vulneración de nuestros derechos económicos, gremiales y políticos.

La clase trabajadora debe luchar unida contra la ofensiva neoliberal de la burguesía. Solo unidos, organizados y movilizados podremos conquistar nuestro derecho a salarios y pensiones dignas anclado a la canasta básica, la recuperación de las prestaciones sociales, el restablecimiento de las convenciones colectivas, la defensa del derecho a la organización sindical, el reenganche de trabajadores ilegalmente despedidos, la libertad inmediata de los trabajadores injustamente detenidos y frenar la privatización de la industria petrolera, sectores estratégicos nacionales y la entrega de los servicios públicos al capital privado.

En este sentido, saludamos las luchas por pensiones, salarios dignos, y por la restitución de derechos vulnerados que se vienen produciendo y que son protagonizadas por jubilados y pensionados, por las/los obreros/ras de SIDOR y general con las/los trabajadores/as de las demás empresas básicas, petroleros, sectores públicos, en particular de salud y educación, que vienen dando muestras de incipientes resistencias que debemos convertir en expresión masiva de la clase trabajadora venezolana. Saludamos también, las luchas de los trabajadores en varias empresas privadas, como en la transnacional Mondelez (antigua Kraft) en su planta de Barquisimeto. De igual modo, enviamos nuestro mensaje de solidaridad y aliento a los sindicatos y organizaciones revolucionarias que están dando una importante batalla contra la criminalización y judicialización de trabajadores y trabajadoras que luchan o denuncian.

¡Exigimos la inmediata liberación de todos los trabajadores injustamente detenidos!Es fundamental seguir impulsando y fortaleciendo la línea de unidad de acción de masas obreras, campesinas y populares para derrotar las políticas neoliberales y al intervencionismo imperialista. En está dirección avanza nuestro Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (FNLCT) y la Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela (CUTV) en unidad de acción con diversas organizaciones sindicales y movimientos de trabajadores/as de diversas orientaciones ideo-políticas. Es momento de fortalecer la organización sindical clasista de las y los trabajadores e impulsar su unidad orgánica nacional en la CUTV.

Sin embargo, no es suficiente con emprender una lucha de masas contra el ajuste neoliberal. Mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora en una perspectiva estable y duradera depende de una transformación revolucionaria del país que permita superar definitivamente el capitalismo dependiente y rentista venezolano.

La actual crisis profunda del capitalismo nacional, agudizado por las sanciones ilegales imperialistas, tiene una salida alternativa a la actual agenda liberal que profundiza el atraso productivo nacional y deteriora las condiciones de vida del pueblo trabajador. Esta alternativa es el proyecto revolucionario de la clase trabajadora venezolana.

Hoy más que nunca, cuando pretenden presentarnos como inevitable el precipicio neoliberal como único camino para salir de la crisis, debemos defender y levantar bien alto la alternativa revolucionaria que representa la toma del poder político por la clase trabajadora venezolana y la construcción del socialismo-comunismo.

¡Luchar hasta vencer con la clase trabajadora al poder!

¡Amplia unidad obrero-popular para derrotar el plan neoliberal!

Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela (PCV)

1 comentario en “1ero de Mayo: Resistir la ofensiva neoliberal y construir la Alternativa desde la clase trabajadora”

  1. Otro sueño mas del comandante CHAVEZ destruido por funcionarios incapaces y corruptos, la planta de cacao CACAOS DEL ALBA en la ciudad de CARUPANO…Se cansa uno…

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s