Trabajadores/as

En el Día de Acción Mundial del sindicalismo clasista la CUTV denuncia indefensión jurídica y social de la clase trabajadora venezolana


Caracas, 03-10-2022 (COMUNICADO).- La Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela (CUTV) y el Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (FNLCT), con nuestras particularidades, participamos del Día de Acción Internacional del sindicalismo clasista, convocado por la Federación Sindical Mundial (FSM), en defensa de los derechos de las y los trabajadores y para que la crisis capitalista y -en nuestro caso- los efectos de las sanciones imperialistas, las paguen la burguesía parasitaria y las mafias de la burocracia corrupta y no el pueblo trabajador, como viene sucediendo todos estos años.

Nuestra clase obrera y el pueblo venezolano en general, sufrimos las consecuencias de un programa de ajuste liberal-burgués que aplica el Gobierno de manera sostenida desde el 2018, bajo la justificación del bloqueo y las medidas coercitivas unilaterales impuestas por las potencias imperialistas Estados Unidos y la Unión Europea, acciones criminales repudiables que deben derrotar los pueblos donde quieran que se apliquen. Lo cierto es que tanto la crisis del capitalismo dependiente venezolano, como su agravamiento a causa de las sanciones imperialistas, están siendo descargadas por el Gobierno sobre los hombros maltrechos de las y los trabajadores activos y jubilados/pensionados, tanto del sector público como del privado, mientras asigna privilegios y obscenas garantías a los grandes capitales extranjeros, a la parasitaria burguesía local y a los inescrupulosos nuevos ricos gestados y alimentados con la corrupción administrativa y numerosos negocios turbios.

La respuesta del gobierno ante la crisis, es la misma de todos los gobiernos burgueses, un plan de ajuste neoliberal que se expresa en:

a) Proceso de privatizaciones de empresas públicas (previa quiebra de estas).

b) Desmontaje de todos los controles de precios, costos y ganancias (manos libres a comerciantes inescrupulosos), promoción del salvaje libre mercado.

c) Acentuación de un sistema tributario regresivo y antipopular: excepción de impuestos a la gran burguesía (sobre todo para estimular las importaciones y atraer inversiones parasitarias), incremento de impuestos al consumo (IVA, impuestos al pago en divisas, peajes por doquier).

d) Reducción agresiva del gasto público (deteriorando y encareciendo servicios públicos y desmejorando al personal que trabaja para el Estado).

e) Política laboral antiobrera orientada a destruir el valor de la fuerza de trabajo e imponer desregulación laboral: extrema reducción y congelamiento de salarios y pensiones; pulverización de las prestaciones sociales, quiebra de las cajas de ahorro y los fondos de pensiones, retención indebida de las cuotas que aportan las y los afiliados a las organizaciones sindicales; desmantelamiento de las convenciones colectivas (memorando-circular 2792 del Ministerio del Trabajo e Instructivo de la ONAPRE); liquidación de la libertad sindical y el derecho a huelga; despidos masivos y selectivos, de líderes sindicales, con aval y complicidad del Ministerio del Trabajo, aplicando de manera fraudulenta normas de la Ley Orgánica del Trabajo (LOTTT); generalizado fraude en las relaciones de trabajo: subcontratación, tercerización, individualización y mercantilización laboral; desmontaje de la protección a la salud y seguridad en el trabajo; mayor autoritarismo y abuso patronal contra trabajadores y trabajadoras con anuencia y aceptación de las autoridades; entre muchas otras situaciones que precarizan y deterioran como nunca la calidad de vida de las y los trabajadores (activos y jubilados) y de sus familias.

Toda esa situación la padece la clase trabajadora en un escenario de prolongada e indetenible inflación, con una dolarización de facto que acrecienta las penurias de las y los que viven de un salario o de una pensión en bolívares, que son la inmensa mayoría de nuestro pueblo trabajador.

El Gobierno acentúa prácticas antidemocráticas y autoritarias, con la finalidad de aplastar toda resistencia obrera y popular a políticas que profundizan injusticias e inequidades. Por ello ejercen de manera creciente represión, hostigamiento, despidos, chantajes, criminalización y judicialización de quienes osen protestar, denunciar, confrontar y poner en evidencia que todo el discurso de la supuesta “revolución” “gobierno obrerista” “socialismo bolivariano” es puro y simple fraude. Eso explica que hayan decenas de trabajadores y trabajadoras, incluyendo dirigentes sindicales, que han sido encarcelados por asumir luchas por los derechos laborales o por realizar denuncias o que son conejillos de indias judicializados para proteger a los verdaderos perpetradores de delitos, a todos esos trabajadores y trabajadoras les han violentado el debido proceso.

Desde el sindicalismo clasista venezolano, una vez más, nos pronunciamos por el respeto a los derechos humanos y procesales de las y los trabajadores injustamente judicializados y exigimos libertad plena para todos.

En Venezuela se instituye una indefensión jurídica y social para la clase trabajadora. Las mayores pruebas de ello son las decisiones unilaterales por parte del gobierno nacional de dejar sin efecto la vigencia de contratos colectivos de trabajo, tanto en el sector privado como en el público, con la aplicación del Memorando-Circular 2792 del Ministerio del Trabajo y el Instructivo de la Oficina Nacional de Presupuesto (ONAPRE). La indefensión jurídica se materializa cuando la Sala Político Administrativa del TSJ desestima dos recursos de nulidad contra el Instructivo de la ONAPRE alegando increíblemente su inexistencia, pero además sancionando y amenazando con acciones penales a las y los recurrentes. Es decir, que para esos magistrados, acudir al Poder Judicial para solicitar corregir una violación a derechos constitucionales de trabajadores venezolanos es un delito. No hay entonces estado de derecho para la clase trabajadora venezolana.

Por eso, la CUTV, el FNLCT y otras organizaciones sindicales clasistas, hoy nos dirigimos por escrito a la Sala Constitucional para instarlo a que decida, apegado a la Constitución, con respecto al Recurso de Amparo contra el Instructivo ONAPRE, Expediente N.º 2022-0353, interpuesto hace cerca de 5 meses y al cual nos adherimos en junio, sin que hasta la fecha haya ningún pronunciamiento de la mencionada Sala. En tanto, por vías de hecho, el Ejecutivo Nacional, a través de la ONAPRE, que a su vez es instrumento del Ministerio de Economía y Finanzas, continúa instruyendo violaciones a las convenciones colectivas del sector público y deja de cancelar remuneraciones completas al personal de la administración pública y empresas del Estado.

Por si fuera poco, se suma la arbitrariedad de pagar la bonificación de fin de año (los aguinaldos) de todo ese personal, de manera fragmentada en cuatro partes y calculadas con un salario miserable.

Por todo lo anterior, reafirmamos el llamado a la más amplia unidad de acción de la clase trabajadora , a dejar las diferencias y a unir todas nuestras luchas, las y los trabajadores del sector público y del sector privado, las y los activos y jubilados, sin importar identidades políticas ni filiaciones sindicales, pero actuando con autonomía e independencia frente al capital, al Estado, a la patronal en general y a los partidos políticos que respondan a intereses de burguesías extranjeras y nacionales.

Enviamos nuestros saludos y solidaridad a todos los que luchan en Venezuela y el mundo contra las injusticias propias del sistema capitalista en fase imperialista, que en su profunda crisis afianza la opresión contra las masas trabajadoras y genera guerras y violencia para imponer y reafirmar el poder de monopolios transnacionales, sacrificando a los pueblos.

Nos comprometemos a fortalecer al sindicalismo clasista en nuestro país, bajo las banderas y los principios de la Federación Sindical Mundial (FSM) que hoy arriba a sus 77 años de incansable lucha por los intereses de los trabajadores y trabajadoras de todo el planeta.

¡Gobierne quien gobierne los derechos se defienden!

¡Que la crisis la paguen sus causantes: la burguesía y los burócratas corruptos y neoliberales!

¡Amplia unidad de acción de la clase obrera y del pueblo trabajador para derrotar la política neoliberal!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s